Padres

Día del Padre: Consejos para no ser un patán

Little girl brushes teeth with her father

Se acerca el Día del Padre y en el feliz caso de que en tu hogar exista la intención de festejarte, así sea meramente con regalos simbólicos, tenemos un serio consejo que darte: no seas un patán.

De hecho es el mejor consejo que cualquiera te podría dar ante la inminencia del día en que se rinde homenaje a los vilipendiados pater familias: no lo seas.

Estas son algunas de las ideas que evitarán que en el día del padre quedes como un ingrato.

Reserva tiempo. Nos cae justo a mediados de semana, y el trabajo y las obligaciones no se van a esfumar con buena voluntad… pero haz lo necesario para que dispongas de tiempo para estar con tu familia.

Valora los regalos. Sabes que es muy improbable que te llegue un iPad o un nuevo smartphone,  o al menos con un buen reloj, pero estamos seguros de que sea lo que sea que tus hijos te hayan regalado, lo han hecho con un gran esfuerzo. No los desprecies. Piensa que esas muestras de amor se irán por la ventana cuando llega la adolescencia.

Reparte amor. El Día del Padre es una buena ocasión para que todos tus hijos sientan tu amor y tu apoyo por igual. Es un hecho que todos tenemos preferidos, pero no hay ningún pretexto para hacerlo evidente. A todos el mismo agradecimiento y la misma atención.

¿Y si no hay festejo? Evita el enojo ya la desilusión: pide un abrazo antes de irte a dormir. Verás qu resulta refrescante y necesario.