Relaciones

Día de los enamorados: por qué debes celebrarlo

portrait of woman wearing lignerie with a lollypop

Estamos a unas horas del 14 de febrero, y se impone una pregunta realmente importante: ¿Cómo se puede ser romántico? En un mundo en el que hace rato que se ha impuesto el cinismo, la media nos dice que el 14 de febrero es una celebración comercial… pero por otro lado es el único día del año (con un calendario pleno de fiestas militares, carnavales y efemérides políticas) en el que se celebra a los enamorados, a los amantes, a las parejas sin el lastre familiar, doméstico o legal.

Sí, el 14 de febrero es el día de de todos los que aman aunque no les amen, el día de los que se siguen queriendo sin que medien necesariamente atributos legales en su unión, el día en el que a los más duros e insensibles se les concede la oportunidad de expresar lo que realmente sienten por quien realmente lo sientes.

Es el Día del Amor, y eso debería bastarnos para celebrarlo.

Y es que hoy en día se imponen por encima de nosotros y de nuestro amor: la economía, el temor al paro, la falta de certidumbres a futuro, el costo de la salud, el costo de la vida… La precariedad a la que nos condena el sistema actual puede acabar con el espíritu de cualquiera.

Y contra ello, la mayoría de las veces, sólo tenemos al amor. ¿Por qué no habríamos de celebrarlo?

¿Problemas en tu pareja? He aquí algunos tips para reavivar la pasión.