Padres

Discusiones que perderás con tus hijos: “Nada es suficiente para ti”

Angry Teen Pulling Hair

La adolescencia es una etapa de cambios que a nadie siente bien… y sobre todo sienta mal al adolescente mismo. Una buena parte de se periodo se compone de las luchas verbales del nuevo joven, quien se convierte en una verdadera bestia cuando se trata de admoniciones o meras charlas con sus padres. ¿Qué es lo que nos queda por hacer como padres? Resignarnos a esas discusiones que no hemos de ganar con nuestros hijos adolescentes.

“Nada de lo que hago es suficiente para ti”: Se trate de estudios, deportes, amigos o hasta de acomodar su habitación, para el adolescente nunca será posible llegar a las expectativas que sus padres tiene de él ni a satisfacer las demandas que le hacen.

¿Qué nunca has hecho ninguna demanda a tu hijo? ¿Qué jamás le has hecho ver que tiene que llegar a algún límite para que le aceptes y le ames? Eso no importa: el adolescente vive en una constante exigencia: quiere satisfacer a sus amigos, a su pareja, a sus profesores, a las redes sociales… y cuando no termina por encajar, hay claros culpables: sus padres.

Para el adolescente, hay dos grandes fuerzas que se disputan su alma: sus padres (que son el mal de lo anquilosado) y el resto del mundo (que significa libertad y actualidad). Aunque los padres no hagan nada, son culpables por el mero hecho de existir, pues sus exigencias implícitas (estudios, buen comportamiento, higiene, dormir en casa) se oponen a ese nuevo orden de las cosas, que es el mundo donde se quiere estar.

  • Pingback: Cómo evitar desilusionarte a ti mismo | Blog Tarot