PadresSalud y ejercicio

Educación para la Salud

Father and Son

Cada vez cobra mayor importancia un tema que, por parecernos demasiado obvio, a veces ignoramos y me refiero a la educación en sanidad. Educar en aspectos tan básicos como que hay que evitar el sedentarismo y seguir una dieta sana y variada que incluya frutas y verduras.

Por mucho que se repitan estos consejos, hoy en día siguen incrementándose en gran medida los casos de obesidad y los casos de diabetes tipo 2, afectando cada vez más a los niños.

Educar en salud por supuesto que también implica a las políticas sanitarias (administraciones públicas), que no deberían estar recortando tanto y sí apostando por estrategias de prevención y educación. Y así trabajar todos conjuntamente: pacientes, familiares, profesionales médicos, nutricionistas, psicólogos y enfermeros.

La diabetes es una enfermedad metabólica que supone altos niveles de glucosa en sangre. Existen dos tipos principales de diabetes, la del tipo 1 que es la insulino dependiente (el páncreas no produce la suficiente insulina) y la del tipo 2, que es cuando el cuerpo sí produce suficiente insulina pero no se distribuye bien por el organismo y no se aprovecha convenientemente.

Los síntomas de una diabetes tipo 2 aparecen de forma lenta y silenciosa, a veces ni se notan y el riesgo de padecer esta patología es mayor si se padece obesidad.

Por esto es tan importante concienciarse de la importancia de una alimentación saludable y del  valor de la actividad física (a veces cosas tan simples como perder peso caminando son vitales).

En España, para el caso concreto de la diabetes, contamos con la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), órgano representativo de los más de cinco millones de personas con esta patología. Algunos de sus objetivos son fomentar y apoyar la educación para los diabéticos. Promover la asistencia sanitaria para prevenir , intervenir y detectar precozmente la enfermedad.