Padres

¿El bebé va a ocupar tu lugar?

young family, husband is jealous of wife

Uno de los grandes temores de los nuevos padres es la idea, tan difundida, de que la presencia de un bebé va a hacernos perder el cariño de nuestra chica… O que lo va a modificar. O peor: que el recién nacido va a ocupar nuestro lugar. ¿Es esto verdad? ¿Tenemos que temer que nuestra relación de pareja se vea afectada negativamente por la llegada de un bebé?

Para empezar, reconoce que no es fácil para una mujer retomar la vida sexual después de un hijo.

Lo cierto es que la presencia de un bebé va a modificar de manera indeleble una relación, pero no de la manera que se cree, sino de una diferente, más intensa y comprometida. Gracias a la llegada de un bebé, los nuevos padres van conocer una de las formas más intensas de vínculos que existen: el de los compromisos compartidos.

Nada une más a dos personas que saberse responsables de una tercera. En ese sentido, la relación entre dos personas que son padres pasa a un nivel nuevo, a uno superior, en el que las vidas de cada uno adquieren de golpe una causa común, un mismo desplazamiento hacia un mismo lugar: la felicidad y el desarrollo de los hijos.

En ese sentido, no se trata de que la madre soslaye el lugar del padre o que deje de interesarse por él: sobre abre un espacio para que el recién llegado encuentre su lugar entre los dos,  y con su actitud señala el camino que le parece ahora deben seguir.

No es desinterés, sino un interés y compromiso nuevo, hasta ahora desconocido para ambos.