Off topic

El nuevo plan PIVE

Man driving his car

El pasado día 10 de Enero anunció el Consejo de Ministros la ampliación del Plan PIVE, alcanzando su quinta versión. Se trata de una medida reclamada especialmente por los conductores de vehículos y los fabricantes. Hasta el momento, las ayudas del Plan PIVE permitido la renovación de 365.000 automóviles.

El sistema de la ayuda es sencillo, como en las anteriores ocasiones en las que se ha prorrogado el Plan PIVE: el usuario recibe 2.000 euros para la compra de un vehículo a cambio de entregar el antigüo, de más de 10 años. El Ministerio de Industria aporta 1.000 euros con cargo al Presupuesto público y el fabricante aporta otros 1.000 euros. Además de entregar un coche para el desguace, hay otro requisito adicional: no se puede comprar cualquier coche sino que el límite está en 25.000 euros para los turismos o 30.000 en el caso de vehículos de más de 5 plazas. Los coches comprados con esta ayuda deben ser poco contaminantes y no existe limitación de precios para las ayudas a la compra de coches eléctricos o híbridos. Este sistema es el que se va a a mantener en esta nueva versión del Plan, a falta de confirmación definitiva por parte del Gobierno.

2014 se presenta como el primer año de recuperación económica(lenta pero recuperación al fin y al cabo) tras la crisis. Ante esta perspectiva, el Gobierno pretende consolidar uno de los sectores claves de cualquier país: el sector automovilístico. El plan aprobado realiza una inyección de 175 millones de euros adicionales con el doble objetivo de incentivar las ventas de automóviles y la renovación del parque móvil. Actualmente, el 20% de los turismos en España tienen más de 15 años de antigüedad y el 45%, aproximadamente, más de 10 años. Con esta nueva edición del Plan PIVE se esperan renovar otros 175.000 automóviles y la suma total de apoyo a este sector alcanzará la cifra de 580 millones de euros.

El Plan PIVE es un plan de estímulo a la economía con unas premisas muy sencillas: mantener e incrementar el empleo de un sector muy castigado por la crisis. Aproximadamente el 60% de los coches acogidos al Plan se fabrican en España. A esto tenemos que unir el efecto positivo sobre los ingresos fiscales: los 1.000 euros aportados por los fabricantes se consideran una subvención privada y no tributan. Por el contrario, los 1.000 euros aportados por el Estado SÍ tributan al considerarse una ganancia patrimonial. Los cálculos del Gobierno estiman unos ingresos adicionales de 2.000 millones de euros por este concepto, ya que el aumento de ventas incrementará los ingresos por impuestos de circulación. Por otra parte, la renovación del parque móvil supondrá un ahorro de combustible gracias a la mayor eficiencia de los nuevos vehículos. Si a eso unimos otras medidas de ahorro, tenemos una mejora importante.

Tras varios años de ajuste en el gasto, El Gobierno realiza una operación con un importante gasto público, y no será la última. La enorme reducción de la prima de riesgo supone una financiación más ventajosa del gasto en España y unido al aumento de la confianza empresarial y las inversiones extranjeras, nos permite un mayor margen de maniobra para realizar gastos. Tampoco hemos de perder de vista que en este año 2014 se inicia un ciclo electoral con las elecciones europeas que desembocará en las municipales, autonómicas y generales de 2015. Y el gasto público tiene una influencia directa en el apoyo electoral.