Padres

El número de hijos se te ve en la cara

Father holding daughter kissing him at beach smiling

 

El rostro de cada cual es, a pesar de lo que podría parecer, un enigma. Entre el rostro que enseñamos al mundo y el que realmente tenemos padece mediar una distancia a veces infinita, y que no basta una vida para recorrer. No somos quien parecemos… ¿O hay una manera de saber acerca de nuestras vidas con no más que un algoritmo?

Algunos científicos creen que sí, sin duda, es posible establecer una relación entre nuestra fisonomía y ciertos aspectos de nuestra vida. Por ejemplo: el número de hijos que hemos de tener.

Un grupo de investigadores finlandeses han realizado un estudio para intentar predecir el número de hijos que tendrá un hombre. Con ese fin, analizaron cientos de fotografías de soldados de la II Guerra Mundial.

Cada una de las fotos analizadas incluía datos personales (estado civil, número de hijos, el grado al que habían ascendido dentro del ejército, dónde habían luchado y, dado el caso, si no habían sobrevivido).

Una vez obtenido estos datos, el equipo de investigadores formado por John Loehr y Robert O’Hara escaneó las fotos de los soldados y les aplicaron un algoritmo. Su idea era determinar si era posible una relación entre el número de hijos y la fisonomía de los rostros.

El resultado fue que, en efecto, hay una relación entre el ancho de la cara y el número de hijos.

Según los resultados que han presentado los investigadores, los soldados con un rostro más ancho, tendían a una mayor descendencia. Algo en lo que influía que también tuvieron más “suerte” con las mujeres.

El ancho del rostro también demostró ser un factor determinante en el ascenso en la carrera militar: los soldados que presentaban rostros más anchos ocuparon grados menos importantes en el ejército.

¿Un papá con más hijos, entonces, es igual a menos capacidad para el éxito en una profesión que demanda altos grados de agresividad?

No importa el número de hijos que tengas: edúcalos como Bill Gates.

 

  • Cata

    Importante sobretodo educarle como Bill Gates