Belleza

El reto de la manicura para hombres

Depositphotos_8404207_original

Todos somos conscientes de que nuestro aspecto físico influye cada día más en nuestra vida ordinaria. Nos guste o no y para bien o para mal. Ya sea porque queremos impresionar a alguien, acudamos a una entrevista de trabajo o, simplemente, por sentirnos cómodos y satisfechos con nosotros mismos, la apariencia es una cuestión básica. Es lo que primero ve otra persona de nosotros y es necesario cuidarlo.

La estética ha estado asociada, desde tiempos inmemoriales, al universo femenino. El signo de los tiempos ha cambiado y uno de los casos más evidentes de modificaciones de los usos y costumbres sociales unidos a la estética es el número cada vez mayor de hombres que acuden a centros especializados a hacerse la manicura. Un tema tabú no hace tantos años. Si han visto la serie Frasier, recordarán que ya a principios de los años 90, el hermano de Frasier, Niles Crane, solía hablar de sus experiencias con la manicura. Nada hay más natural que estrechar la mano de alguien a quién saludas por primera vez o si te encuentras con algún conocido.

Los tiempos han cambiado para todo. El reto de la manicura para hombres es un desafío que debemos atrevernos a realizar en algún momento de nuestra vida. Las manos de los hombres, generalmente, han sido ásperas y llenas callosidades derivadas del trabajo manual característico del mundo masculino. Tampoco ayudaba a la vista, las uñas mal cortadas producto de la dejadez y el poco interés por el cuidado de las manos. Hay que entender la manicura como parte de un conjunto. No se trata de tener solo unas manos lo más perfectas posibles sino que todo el conjunto de nuestra apariencia debe resultar agradable( sin obsesionarnos claro está). Además de a la manicura, debemos prestarle atención a nuestro peinado, afeitado y ropa. Y conseguir que no desentone.

La manicura de los hombres es, en general, similar a la de las mujeres. La principal diferencia es el esmaltado ya que en los hombres es totalmente prescindible. Los hombres deben mantener las uñas cortas y deben ser cortadas en linea recta. Uno de los aspectos clave es el cuidado de las cutículas( piel que rodea la base de la uña) y eliminar la piel muerta que se forma a su alrededor. Es imprescindible sumergir previamente las manos unos 10 minutos en agua para reblandecer la superficie y poder eliminar los pedazos que sobresalen cómodamente. Otra posibilidad es limar las uñas para que ofrezcan un aspecto más agradable consiguiendo eliminar los picos antiestéticos que puedan sobresalir. Lo habitual sería acudir a un centro especializado, sobre todo si somos novatos. Pero con el paso del tiempo, tendremos la experiencia y los conocimientos necesarios para hacerlo en nuestra propia casa. Mayor comodidad imposible.

Y, por último, nada como utilizar alguna crema hidratante para tener unas manos perfectamente suaves y listas para enseñárselas y estrechárselas a cualquiera. Nuestra imagen imagen lo agradecerá.