Emprendedores

El teletrabajo no es tan bueno como aseguran

Aunque los defensores del teletrabajo aseguran que sus bondades han quedado sobradamente demostradas (dominio sobre el propio tiempo, reunificación familiar, mayor estabilidad emocional, ahorro en transporte), lo cierto es que cada vez hay más voces que alertan sobre las crecientes desventajas del trabajo a distancia para el trabajador y para las empresas.

La esencia del trabajo a distancia es el ordenador y la red de redes. Dejando de lado las numerosas tentaciones que acechan al teletrabajador a cada instante y desvían su atención (redes sociales, memes, vídeos…) reduciendo su productividad, hay algunos puntos acerca del trabajo a distancia que deberían hacernos reconsiderar nuestra actitud hacia esta modalidad laboral.

Falta de promoción. Uno de cada cinco teletrabajadores cree que la falta de contacto con sus jefes les aleja de oportunidades de ascenso. La imagen personal es uno de los factores esenciales para crearse un prestigio, y aunque el teletrabajador ahorra en términos de arreglo personal, no puede explotar su imagen para ganar prebendas.

Mayor flexibilidad en la contratación. Aunque en términos empresariales, el teletrabajo es una bendición para las empresas (pues les ahorra desde gastos en infraestructura— el teletrabajador paga de su bolsillo ordenador y conexión a Internet— hasta cotizaciones en salud y pensiones), para el trabajador a distancia significa una mayor precariedad laboral, pues no rara vez medían contrataciones en forma para este tipo de trabajos.

Carencia de vacaciones y tiempo de ocio. Rara vez el teletrabajo permite disfrutar de un mayor tiempo libre, pues aquellos que no se hace, se descuenta de la factura final del teletrabajador. Y de vacaciones pagas mejor ni hablar.

 

  • Me visto solo

    Para mi el principal tema del teletrabajo, es saber si eres capaz de teletrabajar (que no es fácil!). Además de entender que no es o todo o nada. Para mi es clave combinar el teletrabajar con estar fisicamente en las oficinas. Bueno, es mi opinion! jejeje