Do It Yourself

Elegir un seguro de hogar

Seguro de hogar

Nuestra casa será, muy probablemente, la inversión más grande que realicemos en nuestra vida, por lo que es muy adecuado tener un seguro que cubra su valor, y los daños que podamos ocasionar a terceros por ella, siendo obligatorio disponer de una cobertura durante el tiempo que dure la hipoteca. Este tipo de seguro suele incluir una protección por responsabilidades civiles, aunque las cantidades y condiciones suelen variar bastante. Veamos en este artículo qué revisar a la hora de elegir un seguro de hogar.

La mayoría de nosotros tenemos el seguro contratado a través del mismo banco que nos realizó la hipoteca, pero esto en realidad no es obligatorio: podemos tener nuestra casa asegurada donde queramos siempre que se cumplan unas condiciones y la entidad bancaria disponga de copia del contrato de seguro. Así que no es nada raro cambiar este seguro a la hora de la renovación anual.

Las coberturas más comunes en un seguro del hogar son:

  • La cobertura por daños en continente se refiere a los daños en la vivienda (muros, baldosas, ventanas, instalaciones básicas, etc.) que pueden protegerse por la totalidad del valor de la vivienda o sólo parcialmente. Obviamente a mayor cobertura mayor coste.
  • La cobertura de contenido hace referencia a los bienes personales (muebles, electrodomésticos, etc.) que hay dentro de la casa. Los artículos de lujo (joya, arte, etc.) deben declararse específicamente si queremos que estén cubiertos por la póliza. La compañía debe reparar los electrodomésticos o entregarnos uno nuevo, si bien suelen ofrecer una compensación económica que no llega a cubrir el valor de uno nuevo.
  • La defensa jurídica nos cubrirá todos los gastos relacionados con disputas legales ocasionados por la casa por daños a terceros, etc.
  • El seguro de responsabilidad civil cubre los daños que nuestra vivienda pueda ocasionar a terceros. Ejemplos claros serían los daños causados a un vecino por una rotura de tuberías o por el incendio de nuestra casa. Además la mayoría de aseguradoras suelen cubrir la responsabilidad civil de los habitantes de la casa que puedan necesitar en caso de accidente siendo peatón o ciclista, así como las posibles responsabilidades derivadas de una mascota (siempre que no esté incluida en el listado de razas peligrosas). La OCU aconseja que como mínimo se aseguren 300.000€ con esta cobertura.

Es importante tener nuestra vivienda asegurada por una compañía de confianza ya que sólo sabremos lo buena que es cuando sea necesario, así que mejor no arriesgar demasiado en este tema.