Salud y ejercicio

Enseñar a nadar a nuestros hijos

Aprender a nadar

Ahora que el verano está aquí es el momento de disfrutar de la piscina o, los más afortunados, de la playa. Es la época en que los niños más disfrutan y más energías gastan, pero para que los padres podamos estar tranquilos debemos asegurarnos que saben nadar correctamente. El agua es un medio ajeno a nuestra naturaleza, así que los humanos debemos aprender a desenvolvernos correctamente conociendo nuestras limitaciones, así que es importante enseñar a nadar a nuestros hijos para que todos podamos disfrutar de un verano sin sustos.

La verdad es que por mucho cuidado que tengamos y por mucho que vigilemos a nuestros hijos, siempre habrá un momento que no podamos estar encima de ellos, así que es importante que sepan desenvolverse dentro del agua y sepan andar y bucear con solvencia. Nadar no es sólo mantenerse a flote y que requiere de un aprendizaje tanto por parte del niño como del padre, que debe dejarlo aprender.

Algunos padres llevan a sus hijos siendo bebés a clase de natación. Los niños aprenden a flotar y a aguantar la respiración bajo el agua, con lo que se disminuyen la probabilidades de accidentes y los padres están más tranquilos.

En casi todas las piscinas, ya sean públicas o privadas, se organizan clases de natación adaptadas a la edad y el nivel de los chicos. Así los niños aprenden primero a desenvolverse en el agua tranquila de una piscina, para empezar a nadar con ayudas (tablas, flotadores, etc.) y posteriormente ya nada por sí solos. Si bien nosotros mismos podemos enseñarles a mantenerse a flote, los niños suelen hacer más caso a un profesor que a sus padres, así que si queremos que aprendan una buena técnica natación es preferible apuntarlos a clases de natación.

Si queremos incentivarlos a que aprendan a nadar correctamente no hay mejor forma que dando ejemplo: ¿qué tal una carrera hasta esa boya? Cuando vean que con un par de brazadas su padre les adelanta, seguro que prestan más atención al profesor.

El mar no es un entorno tan tranquilo como la piscina, así que siempre hay que ir con cuidado y estar atentos.