Do It Yourself

Escribir un libro

Escribe un libro

El viejo dicho dice que en la vida hay que escribir un libro, plantar un árbol y tener un hijo. Casi todos hemos plantado algún árbol en nuestra juventud, ya sea por vivir en un entorno rural o como actividad de la escuela para los más urbanitas; y a la gran mayoría de nosotros nos llega el momento de tener un hijo; pero la mayoría de nosotros nunca se atreve a escribir un libro.

Aunque muchos cuándo pensamos en un libro visualizamos un tocho de 600 páginas encuadernado con tapa dura, hace tiempo que las nuevas tecnologías han eliminado esa necesidad. Actualmente puedes escribir tu historia y publicarla y darla a conocer en formato digital sin necesitar más herramientas que las disponibles gratuitamente en Internet. Los editores ya no son imprescindibles para entrar en este mundillo, aunque obviamente son una gran ayuda.

Escribir un libro es un proceso creativo en el que tu historia inicial va a sufrir cambios y transformaciones. Con cada re-lectura descubrirás errores y cosas que quieras pulir, así que puedes estar seguro que el libro que salga tras el proceso no será exactamente cómo lo tienes en mente antes de empezar.

Antes de empezar a escribir siéntate con varios folios en blanco y un bolígrafo. Ahora mismo tienes una historia en tu mente y antes de escribirla deberás ser capaz de hacer un esquema de la misma. Preguntate cómo empieza la historia, cuándo y cómo se conocen los personajes, qué hace que estén juntos y cómo evoluciona tu cuento. Cuando termines este proceso seguramente tengas varios folios garabateados llenos de flechas, comentarios y tachones. Ahora ya sí tienes un esquema del guión de tu libro.

Una vez tienes el esquema claro, no lo enmarques: es bastante probable que según vayas escribiendo pienses nuevas opciones que cambiarán el rumbo de la historia. En cualquier caso siempre guarda una copia del primer esquema de todos, ya que si te pierdes o te enredas en exceso podrás ver cómo era la idea inicial.

Escribe una primera versión de tu historia en formato corto y enséñasela a gente de tu confianza para que te den su opinión. Escúchales atentamente ya que te darán un punto de vista diferente al tuyo que te conviene evaluar. Cuando estés satisfecho con tu primera versión piensa cómo podrías mejorar los diferentes capítulos y ves dotando de mayor cuerpo tu obra.

Cuando te sientas a gusto con el resultado déjalo en un cajón durante diez días y vuelve a leerlo. Descubrirás errores y cosas a mejorar que antes te parecían perfectos.

Firma tu obra y ¡publícala! Si los editores tradicionales te dan la espalda (lo normal para los autores noveles) autopublicate tú mismo.