Off topic

Denuncia a la universidad por el “exceso de sexo” de su compañera de habitación

La falta de sexo puede provocar problemas, sobretodo si convives con alguien que se pasa el día practicándolo. Eso le sucedió a una estudiante de una universidad estadounidense que, cansada de la agitada vida sexual de su compañera de habitación, decidió denunciar a la misma universidad por el hecho.

Una universidad de Easton (ciudad de los Estados Unidos) recibió recientemente una particular denuncia: Lindsay Blankmeyer, estudiante de esta institución, denunció a la universidad por no haber actuado debidamente cuando ella solicitó un cambio de habitación a una individual para su estancia durante el curso de estudios. ¿En qué argumenta Blankmeyer su denuncia? En que le asignaron una habitación compartida con una joven que se pasaba el día practicando sexo y ello le causó graves problemas psicológicos, hasta tal punto que tuvo que abandonar los estudios y recibir tratamiento psiquiátrico (ella alega haber sufrido depresión suicida).

Según argumenta Blankmeyer, Laura Silda, su compañera de habitación, mantenía relaciones sexuales con su novio en la misma habitación que compartían y solía tener “interacciones” por internet estando ella presente.

Como si le faltara algún ingrediente a este suceso para ser aún más peculiar, cabe destacar que la universidad donde se desarrollaron los hechos es la universidad católica de Stonehill (Easton).

¿Qué dijo la universidad a todo esto? Que Blankmeyer no había comentado esos mismos motivos cuando solicitó su cambio de habitación y que cuando le ofrecieron varias alternativas de reubicación, ella las rechazó.

Parece que el dicho “el sexo es salud” después de todo no siempre se cumple.