Do It Yourself

Fabricar tu propia cámara estenopeica

Cámara estenopeica

Una de las primeras técnicas fotográficas consistía simplemente en realizar un agujero en una habitación oscura y colocar un material fotosensible para captar dicha imagen. Aunque inicialmente se necesitaba una habitación entera para realizar las fotografías, actualmente se conocen las relaciones matemáticas que hacen funcionar estas cámaras con lo que podemos fabricar tu propia cámara estenopeica.

Aunque podemos realizar cámaras estenopeicas de mayor calidad utilizando madera, para iniciarnos en este mundillo es suficiente con adaptar una caja de zapatos común. Es importante utilizar una caja de zapatos para adultos, que suelen tener un tamaño adecuado, y evitar las cajas infantiles o las de botas altas.

El primer paso consiste en pintar de un color negro mate todo el interior de la caja, incluyendo la parte interna de la tapa. Podemos utilizar un aerosol o pintura acrílica pero la pintura debe ser con acabado mate para evitar brillos indeseados en las imágenes. Utiliza cinta aislante negra para evitar que pueda entrar luz por los bordes de la caja.

En uno de los lados más pequeños de la caja, marca un pequeño cuadrado de 4 x 5 pulgadas de ancho (10,16 x 12,7 cm) donde colocaremos la película fotográfica. Podemos sostener esta película con un poco de cinta aislante.

Pinta así mismo el exterior del lateral corto opuesto a donde dejaremos el papel fotográfico. Nuevamente es importante que la pintura sea de color mate aunque no obligatoriamente negra, pero podemos aprovechar la que hemos utilizado para el interior.

En el centro de este lado pintado haremos un agujero con una chincheta, preferiblemente con la cabeza plana. Para evitar que entre cualquier atisbo de luz taparemos esta chincheta con cinta aislante.

Y ya tenemos nuestra cámara fotográfica lowcost montada.

Para usarla correctamente deberemos introducir el trozo de película fotográfica dentro de la caja en una habitación a oscuras, para evitar que se vele antes de tiempo.

Llevamos la cámara dónde queramos sacar la fotografía y la depositamos en una superficie estable.

Quitamos la chincheta y dejamos que entre la luz solar durante unos 2 minutos para volver a taparla e impedir que entre más luz.

Ya sólo nos queda llevar la caja a una sala oscura para sacar el papel fotográfico y llevarlo a revelar.