Sex and Life

Fantasías sexuales de mujeres más importantes

Sexual fantasies in the workplace

El sexo es, como mínimo, cosa de dos. O de tres o más personas si nos gusta experimentar y vivir nuevas sensaciones. El sexo está presente en nuestras vidas de forma permanente a través de multitud de canales. Televisión y radio, por ejemplo. Y las búsquedas de sexo en la red son las más habituales entre los internautas. Y qué decir de la tecnología móvil, donde el papel del sexo es cada vez mayor.

Como en cualquier otro ámbito de la vida, ya sea laboral o personal, lo que intentamos siempre es mejorar nuestras prestaciones. Es algo natural y consustancial al género humano. En el sexo ocurre lo mismo. Y una de las maneras que tenemos de mejorar nuestras relaciones sexuales es conocer los deseos de nuestra pareja, permanente u ocasional, para poder satisfacerlos. Al igual que esperamos que satisfagan nuestros deseos y fantasías más recónditas en nuestra mente. Se trata de un quid pro quo sexual. Conocer los deseos de los demás, y satisfacerlos, para que nuestras apetencias sexuales sean también satisfechas.

El conocimiento cómo medio de desarrollo en el ámbito sexual. Por ello, debemos de conocer la mejor forma de satisfacer las fantasías sexuales de nuestra compañera sexual para que la relación sea placentera y quiera repetir. Nosotros, casi siempre, queremos repetir. Investigar y experimentar es una forma de ampliar nuestro horizonte de las relaciones sexuales. Y qué mejor momento del año para esto que el verano. Ser egoísta no suele llevar, casi nunca, a buen puerto. En el terrerno sexual, tampoco.

El sexo se basa en el placer obtenido de la relación. Tanto el que proporcionamos, o al menos intentamos, cómo en el que recibimos. Por ello, debemos conocer las fantasías sexuales de mujeres más importantes con el objetivo de que nuestra pareja esté contenta con nosotros y garantizarnos repetir una relación sexual placentera. Por supuesto, esto es egoísmo. Pero un egoísmo saludable.

-Dominar. Ser la parte dominante en una relación sexual te da poder. Está al mando y la otra parte de la ecuación cumple todas tus órdenes. Con un pequeño bastón, enfundada en cuero o colocándose encima de ti, sienten el poder de llevar el control de una relación. Como una dominatrix. Y no solo nos referimos a la parte física de la relación en sí misma sino también a la elección del cómo y cuando va a tener la relación sexual.

-Ser dominada. Es la inversa de la anterior. Los deseos pueden ser cambiantes y una vez puede gustarle dominar y otra vez ser dominada. Ser atada a la cama por pañuelos o o gasas o ser esposada mientras se consuma la relación. En cualquiera de los dos casos, se trata de algo consentido. Sin ese acuerdo, la experimentación no tiene sentido.

-Sexo con otra persona del mismo sexo. Aquí coinciden los gustos y fantasías de ambos sexos. Si uno de los mayores deseos de los hombres es participar en un trio con dos mujeres( con otro hombre ya no nos apetece tanto), las mujeres también experimentan en participar en una relación física con una otra mujer. No es que se consideren lesbianas sino que creen que probar ese tipo de relación les puede aportar placer y una mayor riqueza sexual de cara al futuro. Y nosotros encantados de que les guste. Pero tiene un peligro: qué les guste tanto que quieran repetir sus prácticas sexuales solo con mujeres.

-Sexo oral. El sexo oral suele convertirse en uno de los principales problemas al iniciarse una relación. Algunas mjueres son remisas a practicarlo rápidamente, sobre todo al principio de una relación, y muchos hombres se niegan por sistema a practicarlo a sus parejas. Es un gran error. Primero porque es injusto. No podemos pedir que nos lo hagan a nosotros y luego no devolver la gentileza. Y en segundo lugar porque es una manera rápida y efectiva de que una mujer llegue al orgasmo. No podemos desperdiciar una de las mejores formas que tenemos de provocar placer a una mujer. Nos harán la ola si somos habilidosos.

No son las únicas fantasías sexuales de mujeres. Al igual que nosotros, el abanico de fantasías es amplio. Sexo con un desconocido, intercambio de parejas, voyeurismo y un largo etcétera. Lo mejor de todo es que buscando satisfacer sus deseos y fantasías sexuales ganamos todos. No es algo que debamos menospreciar a la ligera.