Do It Yourself

Fotografía HDR

Fotografía en HDR

La técnica fotográfica de alto rango dinámico (HDR – High Dynamic Range) busca conseguir el mejor rango dinámico lumínico entre las zonas más claras y las más oscuras de la fotografía para conseguir imágenes más acordes a lo que vemos de forma natural con nuestros ojos. Para obtener una fotografía HDR se toman, al menos, 3 instantáneas con la misma apertura pero variando la exposición que posteriormente son fusionadas en una única toma donde tendremos el mayor rango dinámico posible: de las zonas más oscuras a las más iluminadas y detalladas.

Cuando fotografiamos una escena con muchos contrastes de luz observamos que la cámara no toma las fotografías tal como nosotros estamos viendo la escena en directo ya que los sensores de la cámara sólo le permiten ajustarse a la situación de tal forma que sacará el máximo detalle de aquello que estemos enfocando pero se pierden detalles del resto de zonas, cosa que el ojo y cerebro humanos pueden compensar por su rápida adaptación a las condiciones lumínicas cambiantes. En estos casos la técnica de HDR permitirá que la cámara saque varias fotografías resaltando diferentes zonas de la escena y al unirlas, mediante un software específico, obtendremos una imagen mucho más cercana a la realidad.

Así pues el HDR debería utilizarse cuando no queremos perder detalle de ninguna zona de la escena aunque haya diferentes condiciones lumínicas. Las circunstancias ideales para utilizar esta técnica aparecen los días nublados y grisáceos y en la fotografía nocturna, si bien también puede utilizarse en la fotografía de interiores si no podemos utilizar el flash.

Esta técnica, conocida en el mundo fotográfico desde hace décadas, se ha extendido con la llegada de las aplicaciones de retoque fotográfico en los teléfonos móviles. Esta expansión ha llevado a algunos puristas a renegar de ella que, si bien puede ser propensa al cansancio por exceso, puede ofrecer imágenes de gran calidad si mantenemos unos cuidados básicos.