Relaciones

¿Funcionan las segundas oportunidades?

Funcionan las segundas oportunidades

La situación es harto conocida: metiste las cuatro. Y sea la razón que sea: infidelidad, raptos de ira, depresión, desinterés… Sea cual sea, para ella llegaron al final. Pero tú no quieres que las cosas se terminen así, de manera que le pides que se den “una segunda oportunidad”.

La idea es dar un empujón final para ver si las cosas resultan, pero… la verdad es que no va a ser así, ni aunque le demuestres que los hombres lloran por amor.

¿Por qué nos atrevemos a afirmar que no va a ser así?

CASO 1: Te esmeras en ser mejor persona. El problema con una relación que se agota es que lo hace por diversos frentes. El más importante de ellos: una incompatibilidad de caracteres. Es decir: la relación fracaso porque fuiste como eres en realidad. Si vas a ser una mejor persona, eso implica que vas a actuar para ser como no eres… e irremediablemente volverás a ser quien eres, y a cometer los mismos errores..

CASO 2: Un viaje romántico. Los terapeutas sugieren que un cambio de escenario puede salvar a una pareja en problemas. “Hagan un viaje”, recomiendan… pero de nuevo: se propone como remedio de un mal que dos personas dejen ser quienes son en un lugar al que no pertenecen. No conocemos las cifras sobre el éxito de este recurso, pero en tu lugar nos ahorraríamos el viaje.

CASO 3: Un bebé puede cambiar las cosas… Hazlo, y harás infeliz a tres personas de un solo golpe.

Nada como la resignación ante el fracaso… y mejor suerte para la próxima.

  • Pingback: Horóscopo lunes 18 de marzo | Blog Horóscopos