Hobbies

Ganar a piedra, papel, tijera

Piedra papek tijera

El juego de piedra, papel o tijera es uno de los juegos mas internacionales: se juega, sin diferencias en las normas, en todos los continentes. Como bien sabes la competición en pareja consiste en que cada jugador elige un símbolo y gana quien saque el más fuerte: piedra gana a tijera, tijera gana a papel y papel gana a piedra. En caso de una competición ideal las posibilidades de ganar son de 1 entre 3, pero da la casualidad que el juego en realidad no tiene este comportamiento ideal. En este artículo veremos cómo aumentar las posibilidades de ganar a piedra, papel, tijera.

Las universidades de Zhejiang, China, y de Cornell, Estados Unidos, realizaron sendos estudios donde se intentaba analizar si verdaderamente los juegos de piedra, papel, tijera era totalmente aleatorio. Analizando los grandes números se vio que tomando grandes muestras de partidas, se podía encontrar una probabilidad de ganar cercana a un tercio con cada una de las opciones. Esto confirmaría la aleatoriedad de las partidas.

El análisis de resultados parciales demostró sin embargo que había una serie de patrones que se repetían, por lo que dadas unas condiciones era más probable adivinar el movimiento del jugador contrario, y por lo tanto aumentaban las opciones de ganar a este juego. El comportamiento competitivo de los humanos hace que aparezca una respuesta condicionada que puede ser utilizada como ventaja:

  • Cuando un jugador gana una ronda es más propenso a repetir la jugada, con lo que el jugador que ha perdido esta ronda tiene una cierta ventaja si saca aquel símbolo que gana al que acaba de utilizar el contrincante
  • Cuando un jugador pierde una partida tiene tendencia a cambiar el movimiento, y además este cambio suele realizarse en el mismo orden que el nombre del juego. Así si un jugador pierde habiendo utilizado papel, lo más probable es que cambie de jugada y opte tijera.

Teniendo estas dos reglas básicas en la cabeza un jugador puede aprovecharse de la situación y ganar bastantes más partidas de las que la lógica indicaría.