Relaciones

George Clooney se casa

arriving at the 15th Annual Hollywood Film Awards Gala

Hay muchos tipos de relaciones existentes que podemos encontrar en el mundo de la fauna sentimental. Personas enamoradizas que se comprometen repetidas veces sin tener miedo aparente al fracaso y personas que ya han experimentado el compromiso en una relación y no quieren volver a hacerlo. Entendiendo por compromiso la forma más clásica: pasar por el altar y casarse. En este tema no hay distinciones entre personas anónimas y celebridades. Todos tenemos nuestro corazoncito.

En el mundo de las celebridades, el galán más reacio a pasar por la vicaría ha sido George Clooney. Empleamos el pasado porque parece inminente el anuncio de su compromiso oficial con la abogada Amal Alamuddin si hacemos caso a la revista People.  George Clooney se casa. El soltero de oro de Hollywood parece que da por terminada su aversión al matrimonio después de su experiencia fallida con la actriz Talia Balsam que duró solamente cuatro años. No prometía mucho esa relación si la noche de bodas la pasas jugando en el casino. Durante su larga travesía ha tenido muchas relaciones caracterizadas por dos aspectos fundamentales: todas las mujeres afortunadas eran especialmente atractivas y más jóvenes que él y, además, aumentaron mucho su popularidad tras su relación con el actor. Pero eran relaciones con fecha de caducidad. Y siempre, Clooney repetía como un mantra que no se volvería a casar. Parece que la bogada nacida en Beirut, defensora del enemigo público número uno de Estados Unidos, Julian Assange, y especializada en derechos humanos le puede haber hecho cambiar de idea.

Las novias de George Clooney conforman una lista amplia y muy variada. Desde personas que no eran conocidas hasta que salieron con él pasando por otras que sí lo eran pero que incrementaron notablemente su fama tras formar pareja con Clooney. Como si fuera una especie de acuerdo comercial en el que todos salen ganando. Los dos últimos son casos son los más conocidos. La excampeona de lucha libre Stacy Keibler y la actriz y modelo italiana Elisabetta Canalis. Las dos con un cuerpo y unas curvas de auténtico infarto. Pero no solo ellas. Exactrices como Krista Allen, modelos como Lisa Snowdon, o camareras como Sarah Larson o la francesa Celine Balitran no pudieron evitar rendirse a sus encantos. No hay gremio que se le resista.

Su penúltima novia fue Stacy Keibler y con ella cumplió nuevamente una especie de norma no escrita en sus relaciones y es que la duración de la pareja dure alrededor de dos años. Ella le pidió casarse o tener hijos pero él no estaba dispuesto. Su independencia tiene un precio. Un tiempo suficiente para conocerse y pasear sus conquistas por las diversas alfombras rojas del mundo. Un Cary Grant moderno con una imagen cautivadora bordando los papeles que mejor se le dan: en los que aparece como un simpático sinvergüenza al estilo del papel interpretado en Ocean Eleven. Y como Grant, persiguiéndole el fantasma de una posible homosexualidad que a él, simplemente, no le importa nada.

No hace falta ser famoso para experimentar miedo al compromiso. En el caso de George Clooney es algo todavía más fuerte y poderoso. Hace unos años, Michelle Pfeiffer reconoció que se apostó con George Clooney la cantidad de 100.000 dólares si no volvía casarse jamás. No sabemos si la apuesta sigue en pie. Y con Nicole Kidman apostó 10.000 dólares a que no sería padre antes de cumplir los 40. Al no serlo, Nicole Kidman cumplió y le envió un cheque el día de 40 cumpleaños pero Clooney se lo devolvió diciéndole: doble o nada si en 10 años tampoco los tengo. Unos códigos y unas ideas, éstas sí, muy alejadas de las personas de carne y hueso.

George Clooney se casa y muchas aspirantes a convertirse en celebridad mundial deben estar llorando amargamente por las esquinas.