Padres

Hacer deberes en verano

Deberes en vereano

Nuestros hijos están en plenas vacaciones de verano. Se terminaron las horas lectivas y ya están en plena época de vacaciones: dormir más, jugar, ir a escuela de verano, o a un campamento, etc. son sus nuevas tareas diarias. Los padres queremos que nuestros hijos no se olviden de hacer los deberes en verano, pero ellos son más partidarios de dejar los libros aparcados. Veamos algunos puntos para que los chicos repasen en verano sin demasiado esfuerzo.

Los consejos de este artículo pueden aplicarse a casi cualquier edad, si bien deberán adaptarse las actividades al gusto de los chicos. Si uno de nuestros hijos va justo en alguna asignatura deberíamos hacer hincapié en repasar temario de dicha asignatura.

Si es posible utiliza la primera hora de la tarde para que repasen: son las horas de sol más intenso, así que es mejor tenerlos a cubierto. Si el profesor no les ha dado deberes específicos comprales un libro de actividades en vacaciones de cualquiera de las editoriales: suelen ser amenos y no les aburren demasiado.

Si ya tienen edad suficiente y quieres hacerlos leer: haz que sean tus profesores. Poder enseñar cosas a sus padres les motiva mucho, así que haz que investiguen y luego te expliquen algo. Si el domingo vas de excursión a una playa o vais a dar una vuelta por el centro de la ciudad, pídeles que investiguen en Internet la información sobre algún monumento. Cuando paséis por ese monumento o pueblo preguntadles si saben algo de él. Verás que se les iluminará la cara. Es conveniente que hayas leído algo tu también, para detectar si se lo están inventando.

Si el problema son las matemáticas, involúcralos en la economía doméstica. Que sumen las compras del supermercado o calculen el precio de los 4 menús que acabáis de comer. Estos les harán repasar las cuentas básicas casi sin darse cuenta.