Off topic

¿Los videojuegos son entrenamiento militar disimulado?

Los juegos de video son entrenamiento militar disimulado

A la par que se lanzan al mercado algunos de los más esperados títulos de este año (las nuevas entregas de Final Fantasy, Mass Effect y Ghost Recon, entre muchas otras), se revive el debate sobre la violencia que contienen. Un debate que alcanza tintes conspiratorios ante ciertas declaraciones de altos mandos del ejército estadounidense que reconocen su mano detrás de los videojuegos. ¿Cuánto se acercan los videojuegos al entrenamiento militar?

Pues bastante.

Según ha salido a la luz en diversos medios iraníes, un alto mando del ejército estadounidense (el marine Amir Mirzai Hekmati) reconoció su participación en el desarrollo para varios de los títulos de Kuma: la compañía estrella de los shooters árabes. La perspectiva no mejora con los señalamientos de que Kuma es, también, una tapadera para los servicios de inteligencia de la CIA.

El escándalo detrás de estas revelaciones sólo ha servido para destapar el trabajo que asesores militares realizan en un buen número de empresas de desarrollo de videojuegos.

Ello explicaría, por un parte, el cercano parentesco entre estos juegos y la realidad, como ocurre con títulos como Under Ash (2001), un juego de la empresa siria Afkar Media que presentaba a soldados palestinos en combate contra fuerzas israelís. O Under Siege (2008) de Road Block Buster, un juego “no violento” para niños donde se evitaba el bloqueo de caminos a cargo de fuerzas israelís. Hezbollah ha entrado a la historia de los videojuegos con una serie de Special Force, donde la acción se sitúa en el Líbano.

¿Los jugones son semillas de mercenarios?