Sex and Life

Juguetes sexuales para hombres

vibrating ring

Afortunadamente cada vez existen menos tabúes, sobre todo en las sociedades desarrolladas y avanzadas. Hace unos años era imposible pensar que personas del mismo sexo pudieran casarse y cada vez más países se suben al carro de la modernidad. La sexualidad es un tema que siempre ha sido motivo de discordia en cualquier sociedad. Desde el papel de la mujer y el hombre hasta la educación distinta de los hijos dependiendo de su sexo.

Los juguetes sexuales han sido un producto que ha estado dirigido tradicionalmente al sexo femenino. Como si fuera una especie de neomachismo sexual solamente para ellas estaban pensados aparatos y juguetes que aumentaran el placer sexual, tanto en solitario como acompañadas. Ahora no. Otro tabú que se desmorona es el de los objetos y juguetes sexuales para hombres. Existen desde hace tiempo y cada vez tiene más consumidores. El objetivo es el mismo que los pensados para las mujeres: aumentar el placer y estimular nuestro deso sexual.

Algunos de estos nuevos productos son:

-Vaginas artificiales. Son las reinas modernas de la juguetería sexual. Textura suave, fácil de utilizar, transportar y esconder. Como cualquier otro producto depende del precio que cada consumidor quiera, y pueda, gastarse. Estas vaginas buscan el máximo realismo. Por eso tratan de recrear al detalle una vagina real: contracción de las paredes vaginales, interior húmedo, vibración del pene. La simulación puede llegar a alcanzar cotas insospechadas. Además, se trata de un negocio muy lucrativo y en auge. Tal es su expansión que numerosas estrellas del porno se han hecho moldes de su vagina y las comercializan con su nombre.

-Muñecas hinchables. El más clásico de los juguetes sexuales para hombre. Forman parte de nuestros recuerdos al verlas principalmente como elemento de diversión o para gastar una broma a los amigos. O en despedidas de soltero. Actualmente, las muñecas hinchables han progresado mucho hasta el extremo de que existen empresas que la realizan de forma artesanal y por encargo recreando hasta el más mínimo detalle: uñas, color de la piel y tamaño y formas específicos. El material también ha mejorado. Antes, la mayoría eran de goma. Ahora la estrella es la silicona gracias a su mayor realismo.

-Fundas para pene. Están pensadas para aumentar el placer femenino y para compensar algunos defectos masculinos y femeninos como, por ejemplo, la falta de libido o penes pequeños, delgados o con escaso vigor o disfunción eréctil. De diferentes tamaños y texturas, los más extendidos son de silicona que proporcionan una penetración más satisfactoria.

-Anillos. Se coloca alrededor del pene y tiene como función mantener la erección durante más tiempo ya que concentra la sangre en el pene además de prevenir la eyaculación precoz.

A pesar de todos los avances tecnológicos que ayudan al hombre a experimentar con todo tipo de juguetes sexuales, hay una objeción importante. Al igual que en las consolas se busca el máximo realismo en cualquier juego, transportándote a una guerra o un partido de fútbol sin moverte del sillón, los objetos sexuales buscan recrear el mismo placer que si estuvieras practicando sexo pero sin tenerlo realmente. Ése es su principal defecto: no se puede sustituir la experiencia real.