Salud y ejercicio

La carne de caballo: un manjar

Horse eye

Desde hace unos días se vienen sucediendo escándalos sobre la presencia de carne de caballo en producto cárnicos de grandes marcas de la alimentación (Nestlé, Ikea, Greatco…). Se trata de casos en los que se vendía (supuestamente) carne de res, pero la carne de equino había tomado su lugar. El descubrimiento de este hecho provocó que toneladas enteras de productos fueran retiradas del mercado. Las marcas pidieron disculpas y aseguraron que no había ningún riesgo en consumir esos productos en el futuro.

Sin embargo, voces autorizadas aseguran que la carne de caballo no sólo es segura, sino de las mejores que se pueden consumir.

Según estas versiones, la carne de caballo es un producto que destaca por su alto contenido en hierro y por tener un precio más bajo que el de la ternera: Un kilo de carne de caballo puede vale seis euros, la de potro (de menos de dos años), nueve euros.

Hay pocos locales en España que se dediquen a la venta de carne de caballo, si bien se trata de negocios que existen de forma legal desde los sesentas.

Los responsables de estos locales aseguran que a pesar de sus beneficios, se consume menos este tipo de carne de porque a la gente le horroriza la idea de participar en la muerte de un animal como el caballo, pero aseguran poseer una clientela fiel.

Los responsables de estos negocios esperan que el affaire del etiquetado de las grandes marcas no les afecte.