Off topic

¿La contaminación endurece tus arterias?

24 ODIwMDc2MzUuanBn

Uno de los efectos desconocidos de la contaminación: el humo y los gases resultantes de la combustión de los vehículos están haciendo un daño a nuestro cuerpo del que no nos percatamos. Según una reciente investigación, el smog endurece nuestras arterias, lo que podría derivar en serios padecimientos cardiacos, entre otros muchos problemas.

Una investigación publicada en la revista PLOS Medicine señala que la contaminación acelera el proceso de la arterioesclerosis: el endurecimiento de los vasos arteriales.

La publicación señala que la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan siguió los registros médicos de 5,362 estadounidense en un rango de edad que iba de los 45 a los 84 años y residentes de diferentes ciudades a todo lo largo de la Unión Americana. Ninguno de los participantes tenía enfermedades cardiacas al inicio del estudio.

Los responsables del estudio realizaron diversas mediciones de las partículas contaminantes a las que los participantes del estudio se exponían, así como precisaron las fuentes de polución cercanas a sus hogares, y realizaron revisiones médicas del estado de su sistema circulatorio durante tres años.

Los investigadores descubrieron que en los casos en los que las personas se veían sometidas a mayores niveles de polución en el aire, más se adelgazaban y endurecían sus arterias, lo que devenía en alta presión arterial y una mayor incidencia en ataques cardiacos.

Se encontró una asociación en particular entre este daño y una de las partículas contaminantes más habituales del smog: el PM2.5. Este compuesto está relacionado directamente con un endurecimiento de las capas de la arteria carótida, uno de los principales vasos que regulan la irrigación sanguínea.

Los responsables del estudios Sara Adar y John Searle, expertos en epidemiología de la Universidad de Micghigan, consideran que ha evidencias suficiente para aseverar que vivir en zonas contaminadas aumenta por lo menos en un 2% el riesgo de males cardíacos.

Puedes consultar aquí el artículo de la revista PLOS Medicine sobre el proceso de la arterioesclerosis.