Emprendedores

La importancia de ser irrazonable

Crazy Scientist

Muchas veces, y si eres un emprendedor debe ser algo muy habitual, se nos tilda de irrazonables, de personas que no reconocen la realidad, que no se dan cuenta de sus propios límites… Y no nos queda sino preguntarnos: ¿eso es malo?

Si te consideras una persona razonable, que sabe reconocer sus propios límites y limitaciones, entonces (lo sentimos) estás haciendo algo mal.

Lo cierto es que ser razonable implica que nunca tendremos problemas con alguien, que no nos meteremos en problemas ni intentaremos algo por encima de nuestras posibilididades… lo que está muy bien para personas que cumplen un trabajo de 9 a 6, y que deben vender una imagen de respetabilidad. Pero para los que nos movemos entre pasiones y hacemos de la pasión por lo que hacemos nuestro negocio, las cosas son muy distintas.

¿Qué es lo que tiene en común las personas que han cambiado el mundo, que han llegado a lugar inaccesibles, que han tenido éxito en lo hacen? Que no piensan como los demás, que no son razonables.

¿Al final de cuenta, qué es ser razonable? Pensar dentro de los acotados límites de lo que la normalidad impone. Y dentro de esos límites, cuenta más lo habitual y lo seguro. Una persona razonable se acoge y limita a lo que se sabe normal y necesario. El irrazonable piensa desde las armas de la pasión, y se mueve en un espectro muy diferente.

El progreso depende de lo irrazonable: de lo que se imagina y aún no existe, de lo que necesariamente ha de ser creado por personas irrazonables, apasionadas…