Sex and Life

La seducción científica no existe

sexual teaser

Tener o no tener éxito a la hora de ligar no es una ciencia exacta. Nada nos garantiza ligar con éxito en todo momento y toda situación ya que entran en juego las emociones humanas, que son, en muchas ocasiones, incontrolables e imprevisibles.

Por esa razón hay que mirar con escepticismo noticias cómo las de esta semana en las que una empresa argentina desembarca en España con un un curso para ligar con éxito. Una escuela dedicada al estudio de la seducción dirigida al público masculino que desea conquistar al género femenino. La empresa ofrece un programa en el que detalla qué hacer desde iniciar una conversación con una mujer desconocida hasta terminar en la cama con ella. Una especie de círculo virtuoso sexual.

Lo que más llama la atención es que ofrecen una seducción científica, algo que no existe. Las emociones y sentimientos no son científicos. Podemos seguir el mismo proceso con una mujer y terminar en relación sexual y con otra lo mismo, y no conseguirlo. Es el misterio de las relaciones humanas. ¿ Dónde está el truco, entonces?. Pues, simplemente, que se trata de un negocio. El seminario que se impartirá en Madrid y Barcelona cuesta 300 euros y contienen 4 horas de clase teórica y una salida nocturna para poner en práctica los “conocimientos” adquiridos( suponemos que las copas y la cena no irán incluidos en el precio.

Ligar no es una ciencia, afortunadamente. Si fuera así, nos convertiríamos en unos robots emocionales. Es verdad que numerosos estudios ponen en relación la atracción sexual con determinados comportamientos químicos en nuestro cuerpo. Pero no establecen un resultado 100% fiable. Si fuera así, todos iríamos a la discoteca o un pub con un tubo de ensayo.  Lo que sí existen es una serie de pautas y comportamientos que, no garantizan el éxito al 100%, pero nos otorgan un mayor número de posibilidades a la hora de conquistar a la persona que deseamos. Son algunos consejos para ligar.

-Ser uno mismo. Fruto del sentido común. Si queremos enamorar a otra persona y lo hacemos desde el engaño, fingiendo ser alguien que no somos, la aventura durará poco. Aunque si lo que queremos es una sencilla relación fugaz o sexo ocasional, puede funcionar perfectamente.

-Saber escuchar. No hay nada peor que una persona que no pare de hablar y hablar. Y, en la mayoría de las ocasiones, de uno mismo. Eso transmite una imagen egoísta y de autosuficiencia que garantiza el fracaso total de nuestra empresa. Hay que hablar y, sobre todo, escuchar. Es fácil darse cuenta de si aburrimos a la persona con la que estamos hablando. Si apenas habla y lo hace con monosílabos, estamos perdidos.

-Contacto. Tocar y ser tocado: uno de los mejores síntomas de atracción tanto física como emocional. Pero no cualquier tipo de tocamiento ni en cualquier lugar. Un toque en el hombro o en la rodilla como método de acercamiento para iniciar el proceso de atracción hacia nosotros.

-Sonrisa. Provocar empatía e interés en la persona a la que queremos llevarnos a la cama es una de las claves más importantes. Una persona que sonríe la transmite. No se trata de reír a carcajada limpia con cualquier comentario de la otra persona, pero sí mostrar una sonrisa en nuestra cara a modo de expresar nuestra alegría por el rato que estamos pasando en su compañía.

La ciencia es importante en el desarrollo de la vida en general. El progreso económico, técnico y las nuevas tecnologías no serían posibles sin ellas. Pero, al menos de momento, no ha sido capaz de sustituir a las emociones y los sentimientos. A los más que se ha llegado es a emularlos. Pero no deja de ser eso: una simulación.