Estilo

Las claves de un gin-tonic perfecto

GinTonic

Nadie puede negar que en todos nuestros bares triunfa la moda del gin-tonic. De alguna manera se puede decir que toma el relevo del clásico cubata de ron. Han aparecido nuevas ginebras y tónicas premiun que han dado un espaldarazo a esta bebida.

Nosotros te vamos a dar las claves para elaborar el gin-tonic perfecto. El vaso en el que se sirva tiene que tener la boca grande para poder degustar con mayor precisión su sabor y aroma. Es importante que se mezclen las dos bebidas en una correcta proporción, que son 20 cl de tónica y 5 cl de ginebra. La tónica no debe de echarse sobre mucha altura para que no pierda burbujas.

El gin-tonic nunca debe de batirse, más bien hay que darle una vuelta con delicadeza con una pequeña cuchara o una pajita. De lo contrario le quitaríamos todo el gas. En algunos bares habrás visto como le echan el jugo de una rodaja del limón, pero algunos expertos lo desaconsejan. Es mejor pellizcar una capa amarilla del limón para frotarlo por el borde del vaso. La ralladura de limón es muy común en los combinados.

Todo depende del gusto del consumidor, pero en muchas ginebras recomiendan el uso de de algunos productos como el pepino o frambuesas para potenciar el sabor del gin-tonic. A diferencia de las ginebras de siempre, las premium están elaboradas con alcohol de gran pureza y agua de manantial. Hay más de un centenar de alternativas. Algo similar ocurre con las tónicas. Si eres un novato siempre puedes dejarte aconsejar por el barman.

Lo bueno del gin-tonic es que se puede tomar en cualquier momento del día, ya sea de fiesta, después del trabajo o como bebida digestiva. Es sin lugar a dudas una bebida para tomar solo o en compañía de amigos. Para poder apreciarla bien es necesario tomarla con tranquilidad.