Relaciones

Las razones de la infidelidad masculina

Business couple hug yet still using cell phone

¿Qué nos lleva a ser infieles? La respuesta a esta pregunta nunca es sencilla y siempre revela algo de nuestra naturaleza como hombres, individuos y especie. ¿Qué nos lleva a arriesgar una relación estable y promisoria en las redes del engaño? He aquí algunos motivos.

Te falta sexo. La sexualidad es más compleja de lo que creemos, y no siempre se lleva bien con los motivos del corazón: de manera que es posible tener una relación sentimentalmente completa, pero vacía sexualmente. Y nuestra laxa moralidad nos convence de que es posible hallar sexo y amor en dos personas diferentes al mismo tiempo.

Por venganza. Si ella te engaño, muchos ven el único paso posible para salvar la relación pagar con la misma moneda… y engañarla a su vez. El problema en este caso es que nunca en la historia de la humanidad herir a alguien nos ha hecho sentir mejor. Y si la engañas, sólo validas lo ha que hecho.

Para probarte que aún “lo tienes”. Una de las razones que más se aluden por haber caído en una infidelidad es que queremos saber si aún somos capaces de seducir a alguien, de ser atractivos para una mujer. El problema es que la factura se la pasarán a tu pareja actual.

No sabes decir que no. El problema esencial con los hombres es que no sabemos decir que no cuando una mujer (nos resulte atractiva o no) avanza con claras intenciones. El punto es que la mayoría cree que esto es una demostración de nuestra madurez como seductores, pero la verdad es que es sólo una muestra de nuestra inmadurez.

La mujeres también se preguntan: ¿Porqué somos infieles?