Padres

Lo que enseñas a tus hijos, pero no aplicas en ti

Two angry children

Por ahí se dice que no hay nada como predicar con el ejemplo… y es verdad. Cuando se trata de impartir una enseñanza importante, no hay nada como hacer lo que le decimos a los otros que hagan.

Sin embargo, ya se sabe, la vida… Es muy fácil que nos saltemos la aplicación de los consejos que damos, y que nos resulte fácil saltarnos las reglas que nosotros mismos hemos diseñado. Algo que, cuando se trata de los hijos, tienen una mayor gravedad…

¿Qué es lo que exigimos a nuestros hijos y que nosotros no cumplimos?

1. Ve a dormir temprano. No hay diferencia si se lo decimos a un niño que quiere ver una hora extra de televisión que cuando nos lo decimos a nosotros mismos, cuando en lugar de descansar para un duro día de trabajo, preferimos otra hora de navegar por internet. ¿No es hora de cambiar de hábitos.

2. No comas tantos dulces. A los niños les prohibimos los dulces y se los limitamos a sólo uas cuantas dosis en ocasiones especiales. Sin embargo, rara vez observamos ese cuidado con nosotros mismos y con nuestra alimentación, y solemos darnos excesivas libertades basados en el hecho de nadie nos observa…

3. Ordena tu habitación. Los niños hacen un verdadero lío de sus vidas y hábitats, pero: ¿Y el orden de nuestros escritorios? ¿Y de  nuestros ordenadores? ¿Y de nuestra agenda?