Sex and Life

¿Está bien usar lubricante?

Cuando se trata del sexo, las ayuda nos hacen sentir menos, y esa sensación de una ayuda que más bien tapa un hueco, se despierta sobre todo cuando se refiere a los lubricantes. Y es que, bueno, si una chica no está los suficientemente, eh, lubricada, nos lo tomamos como una ofensa. Pues nos parece un signo de que no somos lo suficientemente atractivos para ponerla por la labor… Sin embargo, los lubricantes pueden hacer mucho por tu vida sexual.

Cómo hacen la diferencia

Para empezar, si nunca has usado lubricante, y te decides a ello, el primer efecto del gel que elijas será el de la novedad. Y no hay nada que beneficie la vida amorosa como un giro. Y la verdad es que se trata de la novedad más sencilla y beneficiosa que puedes llevar a tu cama.

El segundo gran beneficio del lubricante es el beneficio de tu chica, y es que hay muchos factores que inhiben la lubricación de una mujer: desde la lactancia hasta el consumo de alcohol. No es un signo de desinterés, pero puede ser la razón de lastimaduras y una relación insatisfactoria. De manera que ¿por qué no?

Cuándo usar un lubricante

Algunas parejas solo lo utilice cuando es necesario, y se requiere de un poco de flexibilidad. Otras, en cambio, lo han hecho parte de su vida íntima, y lo usan de diversas maneras: como aceite para masaje, como afrodisiaco, para suavizar el sabor corporal…

El uso está en la familiaridad que tengamos con él.