Padres

Mantener la intimidad cuando hay niños en casa

imsis547-020

La llegada de un niño a la familia implica la pérdida de contacto en la pareja. En teoría ser padres no tendría que distanciarnos de nuestra mujer o novia, pero acaba siendo así. No obstante te ayudamos a mantener la intimidad cuando hay niños en casa.

Es clave que no dejes al bebé convertirse en el rey de la cama matrimonial. Es mejor que duerma en su cuna, sobre todo porque vuestra cama es el lugar de encuentro con tu pareja, donde podéis estar solos sin que os moleste nadie.

Es preciso que adaptes a los niños a unos hábitos y horarios que te permiten disponer de un tiempo fijo en compañía de tu compañera. Intenta acostumbrarlos a acostarse temprano para que dispongas de esa intimidad que tanto reclamas.

Toda pareja, al margen de la edad, necesita realizar actividades al margen de los niños. Por eso, un día a la semana intenta organizarte para que alguien cuide a los niños y podáis salir juntos o simplemente quedaros en casa disfrutando de una velada romántica, pero con los hijos a cargo de una tercera persona.

Algo similar ocurre con los viajes. No deberías de llevarlos a todas partes, sobre todo cuando son pequeños. Deberías de procurar organizar un viaje al menos una vez al año tu chica y tú. Supondrá una inyección renovadora para la relación salir de la rutina.

Vida social de los niños

A todo padre le gusta formar parte de la vida social de los hijos, pero hay unos límites. No puedes planificar tu agenda solo pensando en ellos. Entre cumpleaños con los compañeros de clase, viajes con el equipo de fútbol del pequeño y otras actividades, apenas te quedará tiempo para disfrutar de tu chica.

Lo peor está por llegar, porque cuando los hijos alcanzan la adolescencia se agudizan las discusiones en la pareja y ya nada volverá a ser lo mismo.