Off topic

Más mitos sobre los viajes

Travel design

Recientemente publicamos un post comentándote algunos mitos relativos a la organización de un viaje. Hoy seguimos ilustrándote algunas cuestiones que no son del todo ciertas acerca de los viajes.

El jet lag lo causa la falta de sueño. Cuando hacemos viajes largos, sometiéndonos a grandes cambios de zonas horarias, probablemente nuestro sueño de vea alterado. Es lo que comúnmente llamamos jet lag. Mucha gente cree que eso se debe al hecho de dormir poco en el avión. Lo cierto es que más tiene que ver con nuestro ritmo cardíaco que es el reloj biológico que nuestro cuerpo usa para regular el apetito, la temperatura del cuerpo y nuestra presión. Y se trata de un mecanismo que se deja influenciar por la luz del día, por eso, cuando viajamos a una zona horaria diferente a la que estamos habituados, nuestro ritmo cardíaco se ve alterado, lo cual se ve reflejado, entre otras cosas, en nuestro sueño

Los tours nos dan una imagen prefabricada del lugar. Aunque es cierto que muchas visitas guiadas nos pueden llevar a tener esta idea, también es cierto que un tour bien organizado y serio nos puede servir para conocer detalles de ciertos lugares que no conoceríamos si nos aventuráramos a conocerlos por nuestra cuenta.

Con inglés a todas partes. Es cierto que saber hablar inglés es una herramienta que nos puede ayudar a comunicarnos en muchas partes del mundo, inclusive en las que no es el idioma local. Sin embargo, no se trata de un idioma universal hablado en todo el mundo, ni hablado por todas las personas. En sitios donde la identidad nacional es muy fuerte (y donde el inglés no es la lengua madre) difícilmente encontremos algún políglota que sepa respondernos en la lengua de Shakespeare. Cabe destacar, además, que, en cantidad de hablantes nativos, el inglés es el tercer idioma más hablado del mundo por debajo del chino mandarín y el español.

Los vuelos de último minuto son los más baratos. Es cierto que si un vuelo tiene sitios disponibles a último momento, intentará llenarlo aunque sea vendiendo el billete muy barato. No obstante, las rutas más solicitadas nunca suelen tener espacio libre a último momento y eso puede llegar a encarecer las cosas si nos dejamos estar.