Sex and Life

Se el mejor de los amantes

Young and beautiful couple isolated on white

Cuando lo logras, no lo pierdas, y si al fin llegas a la zona de anotación, no cometas los errores del primerizo. Cuando se trata de hacer el amor a una mujer, hay que hacerlo como un hombre. He aquí algunos consejos para que te pongas duro con ello.

Secretos de los grandes amantes

No vayas por ello tan pronto ni tanto. Si encontraste su clítoris (o mejor aún, si descubre su punto G) no insistas ni centres toda tu atención en hacerla “vibrar”, pues harás del sexo una actividad mecánica. Ella no es una máquina, ni eso un interruptor.

No te afeites. Sí, en el porno se ve mucho: las partes de esos héroes de la longitud libres de vello para que se vean más imponente. Pero, vamos: una cosa es ver la acción ajena, y otra estar con alguien que va a sufrir en sus partes más delicadas la fricción de un vello incipiente. Acepta tu vello, caray.

No dramatices

Si falla tu amigo, si sufres un gatillazo, si te da un calambre…no pasa nada. Todo ello es normal, y no hay razones para hacer de ello un circo. Cualquier mujer entenderá que pasemos por una mala circunstancia. Pero si dramatizamos, si enloquecemos, si ponemos el grito en el cielo… O peor: si la culpamos… No es para tanto. Espera el siguiente turno al bat.

No centres todo en la penetración. La piel es la más rica zona erógena, y hay que aprovecharla a fondo. Hay que hacer algo más allá de los genitales, y que la abarque en toda la grandeza de su cuerpo.

  • Pingback: Sala Razzmatazz, la fiesta más alternativa | Blog Ocio