Emprendedores

Montar una tienda virtual

e-commerce

Internet es la gran red que permite comunicarnos con cualquier parte del mundo y, a la vez, que cualquier persona conozca nuestros productos y servicios. Con la debida planificación podemos hacer que nuestro negocio no se limite a una ubicación física con clientes locales para dar el salto a servir a clientes de cualquier parte del mundo. Montar una tienda virtual no es técnicamente complicado aunque necesita seguir algunos pasos bien fundados si no queremos pillarnos los dedos.

La gran ventaja de las tiendas virtuales frente a las físicas es la posibilidad de alcanzar a clientes de cualquier parte del mundo las 24 horas del día y no sólo a los que entren físicamente a tu local en el horario de atención al público.

Diseña tu tienda virtual con alguno de los CMS más utilizados (Joomla, WordPress, etc.) ya te facilitará la evolución, mejora y ampliación de tu tienda y muestrario en el futuro. Si empiezas con una solución básica hecha de forma artesanal puedes encontrarte un embudo al ir creciendo el negocio, así que optar por estas plataformas aunque sean algo más liosas al principio. Tendrás que adaptar las diferentes plantillas para conseguir el efecto y estética que desees, pero tomalo como si fuera la decoración de tu tienda física: algo necesario.

Este nuevo sistema también abre un nuevo mundo de problemas, así que asegúrate de contar con un buen distribuidor mundial si vas a enviar paquetes físicos a tus clientes, o de unas líneas de comunicaciones con la capacidad suficiente si el envío es digital. Si el envío de paquetes es físico llega acuerdos con mensajeros que no te obliguen a un mínimo de envíos ya que al principio será difícil cubrirlos. Más adelante, cuando tengas un mayor volumen de envíos, ya podrás negociar mejores tarifas.

Si no quieres ampliar el almacén puedes optar por el sistema de dropshipping donde tu realizas el pedido directamente a tus proveedores con destino de entrega la dirección del cliente. Así no necesitar guardar stock de los productos que vendas, aunque estarás más sujetos a disponibilidades y problemas de entrega en el plazo acordado.