Sex and Life

Motivos para ir a un sex shop con nuestra pareja

sex shop

Una de las posibilidades que nos ofrece el calor y el verano es la opción de relanzar nuestra relación de pareja si se encuentra algo estancada en el terreno más físico y sexual. Para ello, tenemos múltiples opciones para añadir más picante a la relación de pareja y recuperar nuestra pasión y mejores sensaciones.

Una de esas opciones es acudir a un sex shop. Hace muchos años ya que los sex shops dejaron de ser un lugar sórdido y oscuro no apto para todas las personas y donde no era bueno que nos vieran entrar. También tiende a desaparecer la visión de que quienes acuden a estos sitios son personas depravadas y sin sentimientos. Ya no existe ese estigma social asociado a los placeres sexuales. Siempre puede haber alguien que nos mire mal pero cada vez son menos. Además, la presencia cada vez más numerosa de mujeres nos indica el cambio de hábitos de este mundo y las posibilidades que nos ofrece.

Generalmente, no debería existir ninguna causa específica que nos impulse a ir a un sex shop. Simplemente, que nos apetezca ir. Pero puede significar un aliciente para impulsar nuestra vida sexual. Algunos de los motivos para ira un sex shop con nuestra pareja podrían ser las siguientes.

-Buscar nuevas experiencias. La vida es cambio y la experimentación en el campo sexual puede aportar un plus a nuestra relación de pareja. La rutina diaria y el estrés laboral y emocional nos puede llevar a una situación en la que nuestra vida sexual pase a un segundo plano y deje de interesarnos como antes. Para corregirlo, ir con nuestra pareja a un sex shop nos permite ampliar nuestra visión de las relaciones gracias a las posibilidades que nos ofrece: películas, espectáculos en vivo, libros y todo tipo de juguetes sexuales con los que poder disfrutar en pareja.

-Enriquecer nuestra vida sexual. Además de funcionar como una nueva experiencia, ir a un sex shop con nuestra pareja puede enriquecer nuestras relaciones sexuales. Un mundo de fantasía se abre ante nuestros ojos y podemos compartirlo con nuestra pareja. Sin remordimientos y sin complejos. Elegir un juguete con el que sorprender y compartirlo durante una noche de pasión, comprar lencería erótica o disfrutar con la compra de un consolador para utilizarlo como juguete de dormitorio. En definitiva, sorprender como forma de estimulación sexual.

-Hacer más divertido el sexo. Es la causa más importante y aceptada para visitar un sex shop. Si nuestra relación ha caído en la rutina o hemos perdido, o nuestra pareja, el interés en el sexo, visistar un sex shop puede hacer que nuestra moral, y quizás algo más, se eleve. No hay que tener miedo a equivocarse. La vida es experimentación y si nos estancamos, tendremos que ver la manera de poder solucionarlo.

El sexo es una de las principales causas por las que las parejas no se consolidan y se rompen. Y también los matrimonios o parejas ya consolidadas pueden llegar a terminar por tener sexo decepcionante con su pareja. Eso puede hacer que busquen un sexo más satisfactorio fuera de casa y de su pareja. Los juegos de cama, el intercambio de roles y la apuesta por juguetes sexuales de diversa índole juegan el papel de estimulador de la vida sexual. Pero para llegar a ese punto, hay un paso previo. Hay que tomar la decisión de aceptar que nuestra vida sexual necesita de algún estímulo para revitalizarla. Una vez tomada la decisión, hay que ser valientes y no tener miedo al qué dirán. Personalidad ante todo.