Padres

Nueva evidencia explica el incremento de la obesidad infantil

dingy boy enjoying eating chocolate

No es un hecho oculto para los padres que la obesidad infantil de un tiempo a la fecha de ha convertido en un problema de salud pública de primer orden. Y es que para decirlo pronto, el número de niños gordos va a en aumento. ¿A qué se debe ello? ¿A pesar de todas las campañas nutricionales y de la información disponible, comemos peor que antes? Un estudio nos aporta algunas respuestas.

Un estudio presentado en la revista  Pediatrics & Adolescent Medicine en colaboración con el Departamento de Health Research and Policy de Universidad de Illinois (Chicago, Estados Unidos) siguió los hábitos de alimentación de 10.000 niños (con edades entre los 2 y los 19 años), y encontró que con pavorosa regularidad, los niños comen más y más fuera de casa.

Esto significa porciones más y más grandes y ricas en azúcar y grasas. Hay casi una regla establecida: entre más lejos comes de casa, más calorías consumes.

El estudio comparó las raciones que se dan en casa y las que se consumen en los locales de comida rápida.

Según esta investigación, más de un 40% de los niños comen fuera de casa, lo que significa que más niños están recibiendo porciones más consistentes de grasa y azúcares, si que exista mediación alguna para su consumo. Además, los nutrientes incluidos en los alimentos se vienen abajo cuando se trata de comidas elaboradas fuera de casa.

Por media, los niños que comen fuera de casa reciben 309 calorías adicionales, de las 1500 recomendadas.