Padres

Nuevos padres: Por qué debes celebrar la Navidad

Family Christmas

En esta época, en todo hombre con un mínimo de coherencia, crece ese Grinch que todo llevamos dentro. Y es que la Navidad, de unos años para acá, comienza en los primeros días de noviembre, y cuando acaba por llegar, estamos agotados de ella. Sin embargo, la verdad es que si tienes una familia, hay que hacer de tripas corazón, y celebrarla. Aquí te damos algunas razones.

Sentido de pertenencia. La Navidad, independientemente de su sentido religioso, es una ocasión para que cada familia adquiera sentido. Gane en tradición personales, en convivencia, en estrechamiento de los lazos. Suena cursi, pero es un hecho que necesitamos de muchas cosas cursis para sobrevivir.

Resolución de conflictos. A lo largo de la vida de las parejas y de las familias, los conflictos son inevitables. Algunos de ellos se convierten en verdaderas masas críticas: largas estelas que arrastramos tras de nosotros como pesadas cadenas. La Navidad nos ofrece la oportunidad de resolverlos con el pretexto de la fiesta y el “espíritu navideño”. ¿Por qué perder esa oportunidad. Claro que la Navidad nos reserva algunos conflictos como decidir si se va a tu casa o a la suya.

Aprendizaje de la empatía. La compasión, esa capacidad de ponerse en los zapatos de otra persona, es esencial en nuestro desarrollo como personas: ¿Quieres que tus hijos sean exitoso o unos desalmados depredadores? La consciencia de uno mismo y de los demás es parte fundamental de una vida plena. Y la Navidad, con sus ideas sobre el sacrificio personal y loas a la bondad, es una gran lección al respecto.

Y la comida de Navidad, no te olvides de la comida: ​aquí tienes una deliciosa receta de truchas al horno para quedar como un rey.