Padres

Papás: Cuidado con las alabanzas

Papás Cuidado con las alabanzas

Es importante nutrir la confianza de los niños, pero nunca es bueno exagerar. Es vital, para un adecuado desarrollo de la autoestima, que los padres reconozcan la diferencia entre el respaldo y la alabanza gratuita. Decir a los niños que son hermosos y que pueden hacer cualquier cosa que se propongan no siempre es la mejor de las estrategias.

Por ejemplo: tu hijo va muy bien en el colegio. Puedes decirle dos cosas:

a) ¡Mira qué bien lo has hecho! ¡Eres perfecto! ¡Eres mejor que todos!

Algo que la mayoría de los padres soltamos sin siquiera pensarlo, pues creemos que de esa manera afianzamos su confianza en sí mismo. Sin embargo, le estamos dando una falsa imagen de quien es: no es perfecto, no es mejor que todos, y tarde o temprano va a descubrir, por sí mismo, que no lo es.

b) ¡Muy bien! Sé que has hecho un gran esfuerzo, pero tienes que proponerte nuevas metas, ahora que has conseguido la mejor calificación.

De esta manera reconocemos su mérito, pero también le recordamos que la vida es un reto constante.

No les haces ningún favor a tus hijos inflamando sus egos con frases hechas, fuera de la realidad, que no reconocen sus méritos, sino el derecho que les da ser tus hijos… No es un asunto de lo que el mundo debería concederles, sino de lo que ellos podrán obtener del mundo con su esfuerzo y dedicación.

No les cierres los ojos con las alabanzas: muéstrales el mundo con tu entusiasmo por lo que saben hacer.

 

 

  • Pingback: Haz que la duda se convierta en confianza | Blog Tarot