Sex and Life

La mujer que prueba todos tus juguetes

Handcuffs

Seguramente nunca has escuchado su nombre, pero tu chica le debe algunos favores (por decirlo de una manera sutil). Y es que Nat Garvey es una británica que sabe combinar (nunca mejor dicho) placer y trabajo. ¿Por qué? Ha sido la encargada de probar la efectividad y ergonomía de decenas de juguetes sexuales.

El curioso oficio de Nat le ha deparado un muy envidiable sueldo de 25 mil libras al año, y lleva dos probando lo que algunas mujeres convierten en parte de su ocio creativo: juguetes sexuales, disfraces eróticos, ropa de látex y lencería, entre una amplia gama de productos triple X. “Es divertido y satisface mis necesidades”, dice.

Nat Garvey trabaja para un tienda online de parafernalia sexual Passion, y bajo su encargo ha probado más o menos mil productos. Cada semana, esta testeadora recibe en su casa Truro, Cornwall, un paquete con “las novedades más recientes”.

Lo curioso del caso es que Nat rellenó la solicitud para este empleo de pura broma, y ahora es una voz reconocida que representa “a chicas normales que, como yo, necesitan este tipo de juguetes”, y que cada semana hace un informe con la valoración de cada producto: “Mi trabajo es recomendar los mejores para chicas solas, parejas y gente de todas las edades”.

Nat es sólo la cara visible de un negocio que vende cuatro millones de productos al año en el Reino Unido: “Los juguetes sexuales ya no son un tabú. Las personas deberían saber lo mucho que pueden enriquecer sus vidas”.