Padres

¿Qué hacer con los amigos imaginarios?

Child naughty devil halloween

Todos, de niños, tuvimos amigos que no existían, y con los que nos era más fácil lidiar que con la gente real. Los amigos imaginarios son parte de toda niñez que se precie de serlo. Sin embargo, de un tiempo a la fecha, los episodios de gente que “oía voces” y siguiéndolas hizo cosas bárbaras y terribles, nos han puesto sobre aviso sobre esta costumbre infantil de ver gente donde no la hay

¿Debemos preocuparnos de los amigos imaginarios?

La verdad es que, según la psicología, los amigos imaginarios están bien, y deben permitirse a todo niño que los necesite. Son una herramienta de la imaginación con la que el pequeño lidia con aspectos de su desarrollo que le han tomado por sorpresa. En especial la adaptación social en ámbitos fuera del hogar. Los amigos imaginarios carecen de la crueldad y la crítica de los amigos reales.

Según estudios realizados en el 2004 por equipos de psicólogos de las Universidades de Washington y de Oregon en los Estados Unidos, cerca de un tercio de los niños tienen y tendrán amigos imaginarios en alguna parte de su vida.

La edad en la que habitualmente se tiene amigos imaginarios es a los 7 años, y es más frecuente en las niñas que en los niños. La mayoría de estos amigos son descritos como “secretos” ante los padres. La mitad de esos amigos son seres humanos, y la otra mitad animales.

No todos los amigos imaginarios son amigables, pero eso tampoco debe ser motivo de preocupación. La relación conflictiva con un amigo imaginario puede ayudar al niños a fortalecer sus relaciones reales al enseñarles a resolver conflictos.