Off topic

Quieren que Inglaterra financie tablas de skate voladoras

arrives at the 2012 Emmy Awards

Uno de los grandes inventos de la humanidad son las tablas de skate voladoras que se ven en la segunda y tercera partes de la saga Volver al futuro. Desgraciadamente, la ciencia no ha desarrollado aún la tecnología necesaria para que semejante medio de transporte exista.

Sin embargo, hay quien no se resigna ante el estado de la realidad, y ya se realiza una petición pública para que el gobierno británico destine fondos al desarrollo de las hoverboard de Marty McFly.

Ha sido el británico Joe Bradley quien ha lanzado la curiosa petición. Convencido de que el gobierno de su país no ha hecho lo suficiente en materia de transporte público, ha publicado una petición en Internet: quiere que el Estado habilite fondos públicos para el desarrollo de las tablas de skate voladoras de Volver al Futuro II y III.

El proyecto de Bradley tiene un sencillo pero conmovedor objetivo: que de aquí en adelante “nunca más tengamos que volver a caminar”.

La petición se ha hecho pública y reúne firmas a través de la página web oficial E-Petitions, una plataforma que permite al público presentar tópicos para que sean examinados por los ministros ingleses.

Dice la petición: “Todos hemos visto cómo Volver al futuro mostraba lo emocionante que iba a ser el futuro. Coches voladores, robots que hacen el trabajo de la casa y –lo más importante– el hoverboard, que prometía que nunca íbamos a caminar de nuevo. Bien: la fecha a la que hacía referencia el film se acerca rápidamente y estamos a un vergonzoso millón de años luz de introducir este skate en nuestras vidas cotidianas. Por este motivo, solicitamos que el gobierno aumente la financiación en investigación para poder generalizar el uso de la tabla en el mundo entero antes del 21 de octubre de 2015, fecha representada en la película”.

El punto es que si la petición alcanza las 100 mil firmas, el Banco de Negocios del Comité Parlamentario deberá decidir si merece o no un debate en la Cámara de los Comunes.

¿Estamos por flotar como Marty McFly?