Salud y ejercicio

Salud: ciencia demuestra que nuestro cerebro ama la cerveza

cerveza

 

Nos gusta la cerveza… pero puede que algo más que el gusto lo que nos impele a beberla. Según un estudio reciente, es muy probable que nuestro cerebro demande cerveza para conservar su propia salud

Según han revelado diversos estudios, cuando se bebe cerveza se experimenta una sensación de bienestar, un verdadero remanso del espíritu que, de ninguna manera es casual: esta sensación de bienestar está directamente relacionado con la dopamina.

Al tomar cerveza, sus componentes hacen que el cerebro libera dopamina, un neurotransmisor que provoca una sensación de bienestar en el cuerpo. Sin embargo, y a pesar de lo que podría pensarse, no es el alcohol el responsable de esta algarabía.

Según un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana, Estados Unidos, los componentes que dan a la cerveza producen en el cerebro una reacción inmediata, que se traduce en la liberación de la dopamina, responsable de la sensación de bienestar que se liga a ella.

Los responsables del estudio comprobaron que basta 1 mililitro de cerveza para provocar estar reacción en el cerebro.

Es más: una vez que se disipan los efectos de la dopamina, el cerebro demanda la ingestión de más cerveza, para disfrutar nuevamente de la experiencia. Es tu cerebro el que pide que bebas más birra, pero no lo hace para embrutecerse por el alcohol, sino para disparar la producción de dopamina.

Esto vendría a demostrar que la cerveza no es una bebida tan inocua como se cree, y que de hecho es altamente adictiva.

Por otra parte, este estudio viene a corroborar que la cerveza sin alcohol tiene los mismos efectos que la cerveza normal, y que se pueden consumir indistintamente para disfrutar de sus numerosos beneficios.