Off topic

San Antonio, campeón de la NBA

Tony_parker_spurs_vs_wizards

Las previsiones iniciales que hicimos en BlogEllos se han cumplido, casi milimétricamente. San Antonio Spurs se han proclamado campeones de la NBA 2014 tras la exhibición en la final ante los Miami Heat de Lebron James. Un resultado de 4-1, pronosticamos 4-2, con el que consuman la venganza de la final del año pasado en la que perdieron cuando todo lo tenían a su favor en el sexto partido: 5 puntos arriba a falta de 26 segundos. Pero perdieron. Un duro golpe del que se recuperaron anímicamente para ser los mejores en la liga regular y los mejores en los playoff por el anillo de campeones.

Una de las claves del éxito es la veteranía. Una veteranía sabiamente dosificada. La experiencia del tridente principal de San Antonio: Tim Duncan( 38 años), Manu Ginobili( 37 años) y Tony Parker( 32 años). Éste último, liberado ya de Eva Longoria. Un norteamericano, un argentino y un francés. El mejor símbolo de lo que se ha convertido la NBA: un deporte global que busca a los mejores talentos del mundo sin importar su nacionalidad y origen. La mejor liga del mundo ya no es coto cerrado para jugadores nacidos o educados en Estados Unidos. Otra clave es la dirección del equipo. Tener un entrenador como Greg Popovich es un auténtico lujo. Un entrenador que es capaz de hacer un equipo y no una suma de estrellas. Lo opuesto a Miami. Un equipo basado en el juego colectivo y la solidaridad entre ellos como base del triunfo.

Otra virtud del entrenador es su amplitud de miras. San Antonio ha sido campeón de la NBA 5 veces en los últimos 16 años. El juego colectivo no es algo que sea preferente en el baloncesto norteamericano más preocupado en el desarrollo individual del talento. Y el mejor sitio para encontrar ese tipo de juego es Europa. No por casualidad algunos de los componentes que se han ido añadiendo con el paso de los años a los Spurs provienen de Europa y rejuvenecen y completan el equipo. El capitán francés Boris Diaw, el italiano Marco Belinelli y el brasileño( jugador del TAU varios años) Thiago Splitter. Conseguir formar un equipo. Ése es el principal mérito del entrenador. Un equipo que se dedica a jugar, pasarse la pelota buscando siempre la mejor opción en ataque sin importar quién sea y lo que cobre. Como un equipo de la escuela balcánica. Las 4 victorias de San Antonio en la final han sido cerca o por encima de los 20 puntos y su única derrota por apenas dos. Es un fiel reflejo de lo que ha ocurrido. Miami ha sido incapaz de contener el vendaval de juego que se les ha venido encima.

Esa virtud posibilita que cualquier jugador del equipo se puede canvertir en determinante en cualquier momento. Ya sucedió con Diaw en la eliminatoria contra Oklahoma y ha sucedido de nuevo en la final. El MVP de la final no ha ido a parar a manos de Parker o Duncan sino de Kawhi Leonard, un chaval de 23 años que, además de hacer una colosal defensa sobre Lebron James, ha destrozado a la defensa rival con sus triples. Un secundario de lujo que se corona como el jugador más determinante de la final. Nadie lo ha podido parar en Miami y Lebron solo no ha sido suficiente para retener el título. Los 2 fichajes estelares a base de talonario para acompañarlo, Chris Bosh y Wade, no han estado a la altura de las circunstancias por diversas causas. Ésa es la diferencia. Si falla alguien en San Antonio, otro vendrá a suplirle. Y es más difícil que fallen doce que uno solo. El juego colectivo por encima del individualismo y la fuerza física.

Hace un año fueron enterrados injustamente. Pero no se hundieron. Una respuesta en forma de paliza al autoproclamado( pero poco querido) sucesor de Michael Jordan. Hablamos de Lebron, King James. ” Así es como debe jugar un equipo” explicó después del último partido. No se refería al suyo. Hablaba del rival. La solidaridad de un equipo ha podido con el egocentrismo de la estrella rival que, sin apenas apoyos, no ha podido hacer nada salvo anotar muchos puntos y rellenar sus estadísticas personales. A pesar de ser un equipo de ” viejos”, como les llamaban despectivamente algunos, han sabido recomponerse. Los viejos rockeros nunca mueren. Y posiblemente con Tim Duncan al frente de nuevo. El único jugador que ha ganado dos anillos, para 5 en total, con tantos años de diferencia junto con la leyenda Kareem Abdul Jabbar. El primero en 1999 y el último en 2014. Casi nada.