Relaciones

Lo que no debes decir después de una separación

Parents swear, and children suffer

Separarse es una de las más traumáticas y dolorosas experiencias por las que puede atravesar un hombre. Y es, además, un tránsito que destila su propio veneno: no es sólo que nos quedemos solos. Es que además caemos en una dinámica que se asegura que nos quedemos solos... Y lo primero que crea un muro entre nosotros y el futuro, y que nos deja encerrados con el irrecuperable y doloroso pasado es lo que sale de nuestras bocas. Sí: el pez por su boca muere. Y en el caso del despechado, esa ley se cumple dos veces.

Evita decir que…

Cuando acabamos de terminar una relación, no faltan las almas caritativas que nos sacan de nuestros ensimismamiento, y nos llevan a bares, a fiestas, a cenas…en donde hay otras mujeres que podrían aliviar nuestra miseria, otras posibilidades y fuentes donde retozar y ser feliz de nuevo, pero…

Decimos lo que decimos, movidos por la autocompasión, el dolor, la falta de expectativas… y creamos un muro de aburrimiento y espanto que ninguna mujer sana deseará cruzar.

Así que mejor evita las siguientes frases…

Cuando sabemos que  nuestra ex tiene otra pareja: “Lo ama más que a mí”.

Vamos: el amor no puede ser medido, y carece de sentido compararse.

Cuando nos enteramos de lo que nuestra ex hace que nunca hizo con nosotros: “Ha cambiado tanto… ¿Por qué no pudo cambiar cuando estaba conmigo?”

No es que sea una persona nueva: es sólo que tiene nuevas motivaciones para hacer cosas nuevas, como deberías hacerlas tú.

Cuando pensamos en el futuro: “Voy a estar solo por el resto de mi vida”.

Desde luego, hay que sentirse solo después de una ruptura, pero nada es definitivo, y muchos menos nuestra incapacidad para estar en la vida de una persona. Hay otras… Muchas otras.

  • Pingback: ¿Cómo podemos sobrevivir a una ruptura amorosa? | Blog Tarot