Sex and Life

Sexo, bondage y hotel sado

Man hugs woman

Durante el verano es habitual que salgan a la luz algún tipo de noticias que el resto del año es más difícil que tengan una gran difusión. Esta semana ha trascendido que en un pueblo de Castellón, Vilafranca, se pretende inaugurar un hotel muy particular: un hotel sado. Y la noticia era doble porque el Ayuntamiento se oponía a tan particular establecimiento. Se trataría del primer hotel de este tipo en España y, cómo suele ocurrir con los pioneros de cualquier ámbito, se encuentra con muchas dificultades.

La idea viene de un empresario catalán con una relación muy estrecha con la provincia de Castellón. Lo primero que hay que decir es que un hotel sado no es algo extraño ni ilegal. Debe cumplir las mismas condiciones legales y de seguridad que cualquier otro tipo de hotel y, cómo dice la Constitución, no se pueden establecer discriminaciones en temas sexuales: ni para particulares ni para empresas. Actualmente, funciona como bar y restaurante pero sin habitaciones disponibles. De hecho, las trabas que que el Ayuntamiento impone a su aprtura son relativas a la seguridad, principalmente, la protección contra incendios.

¿ Qué puede llevar a tanto escándalo un establecimiento de este tipo?. ¿ Mentes estrechas o, simplemente una cuestión de seguridad?. La idea de un hotel sado es proporcionar a los amantes de esta práctica sexual un hotel adecuado a sus gustos específicos. Y ganar dinero con ello, lógicamente. Al igual que existen locales de intercambio de parejas, swingers, los hoteles sado son una buena opción de encuentro y negocio de cara al futuro.

El sado-maso es una práctica sexual en la cuál se obtiene placer al practicar, o recibir, actos de crueldad y dominio. El nivel de excitación se alcanza por otros caminos además de la realización del acto sexual en sí mismo. Siempre y cuando se practique de forma libre y consensuada se engloba en el movimiento llamado BDSM. Su traducción sería: Bondage( atar en la práctica sexual), Disciplina y Dominación, Sumisión y Sadismo, y Masoquismo.

Las variedades en la práctica del sado son numerosas y variadas.

Bondage. Consiste en atar, con esposas, cadenas, mordazas o cuerdas, antes y durante el acto sexual. Se podría definir com el placer de ser esclavo durante la relación. No es una práctica nueva ya que tiene un amplio recorrido pero sí que en los Modern slaveryúltimos 20 años ha adquirido una difusión mayor y va saliendo, poco a poco, de las catacumbas mediáticas e informativas. Un miembro de la pareja actúa cómo amo y el otro cómo esclavo y sumiso en una relación de sumisión sexual. Una persona da órdenes y otra las recibe.

-Flagelación. Es otro tipo de práctica sexual extrema dónde el placer y la excitación sexual se obtiene causando dolor y humillación a través de azotamientos leves o no, dependiendo del nivel que queramos practicar.

Vestuario. Cómo cualquier otro tipo de afición o club, el sado tiene vestuario específico perfectamente reconocible. Cuero, zapatos de tacón, látigos, botas altas y collares de sumisión. Y aparatos específicos: potros, mazmorras y cruces de San Andrés( una gran cruz en forma de aspa, X, en la que se ata a una persona por sus extremidades en cada una de las esquinas de la cruz), por ejemplo.

-Fisting. Consiste en la penetración parcial o total de la mano en la vagina, o el ano, de nuestra pareja sexual. Es una práctica extrema que requiere un especial cuidado como lubricantes y tener la zona con una higiene perfecta.

-Lluvia dorada. Es un tipo de fetichismo sexual consistente en orinar sobre nuestra pareja. Solo para los más atrevidos.

No todas las personas experimentan el placer sexual de la misma forma al igual que los gustos literarios y cinéfilos son distintos en cada persona. Un hotel sado no es, en sí mismo, un atentado contra la dignidad de nadie sino una forma de expresión sexual que, mientras sea libre y consensuada, no debe ocasionar ningún tipo de trastorno ni problema.