Belleza

Sombreros para lucir en verano

Borsalino hat on the white

La evolución en el mundo de la moda masculina ha experimentado una enorme transformación en estos últimos años. Una transformación que abarca todos los niveles. Tendencias y estilos más propios del género femenino se han ido incorporando al género masculino (maquillaje y depilación, por ejemplo). Esta revolución estética ha propiciado un enriquecimiento de nuestra imagen ampliando nuestro abanico de posibilidades que nos permiten mejorar nuestra apariencia. En resumen, gustar y gustarnos para tener una mayor seguridad personal.

Uno de los estilos que se están imponiendo en los hombres es la utilización de sombreros de diversos estilos y marcas para el hombre actual. No es necesario ser un dandy para llevarlos y ser elegantes. Y con el calor apretando, el sombrero es una opción muy válida que conjuga nuestro interés por la imagen y el cuidado de nuestra piel. No podemos vivir sin el Sol pero con mucho tampoco.

Gracias a esta evolución, las marcas se vuelcan en ofrecernos sombreros de todos los tipos que nos permiten ser elegantes en verano con un toque chic. Multitud de estilos para gustos diversos y diferentes. Desde los más clásicos a los más modernos y vanguardistas, disponemos de varios sombreros para lucir en verano.

-Sombrero Panamá. Es uno de los más clásicos y conocidos que existen e inmortalizado en multitud de ocasiones en el cine y por personajes muy populares (Frank Sinatra y Winston Churchill, entre otros). A pesar de su nombre, este sombrero es originario de Ecuador. Pero se popularizó a raíz de las obras de construcción del canal de Panamá y se importaron multitud de sombreros de Ecuador para hacer frente al calor con el que los trabajadores realizaban la construcción. El Panamá es un sombrero tradicional de ala fabricado a mano a partir de hojas de palmera. Proporciona una imagen elegante, clásica y, al mismo tiempo, fresca con la que podemos pasear por la tarde, tomar una copa por la noche o pasar un dia estupendo en la playa tomando el sol. Pero sin mojarlo ya que el agua puede deformar la delicada forma de este fantástico sombrero. Su amplia gama de colores nos garantizan poder lucirlos en cualquier época del año sin que desentone nuestro atuendo.

-Borsalino. Otro clásico por el que no pasa el tiempo. No solo por ser uno de los modelos típicos utilizados por los gangster en los años 30 sino por su estilo insuperable. Si el Panamá es apodado el Príncipe de los sombreros, el Borsalino es el Rey. La marca Borsalino se inicia en 1857 en Italia y sigue dando guerra hoy en día. Es un sombrero de fieltro, fino y elegante a base de piel de conejo. En los últimos años, su difusión es enorme gracias a su calidad y a la difusión que le proporciona la gran cantidad de celebrities y famosos que lo lucen al salir de sus casa. Heidi Klum, Diane Kruger y Kristen Dunst entre otras. Como decíamos, no es exclusivo de mujeres la utilización de sombreros. Los Borsalinos pueden disfrutarlos ambos sexos. Su gran inconveniente es su precio. Prohibitivo y no apto para todos los públicos. Como el que tiene un Ferrari o coche de alta gama, su posesión infla nuestro ego por si mismo. Vale para todo. Para ir a un festival de verano, a la compra o a la playa. Además de su calidad y toque cool, hay que amortizarlo.

Además de estos dos sombreros clásicos, tradicionales y de gran calidad, existen otras posibilidades más económicas que no sirven para lo mismo. Proteger nuestra piel de los estragos que provoca el sol y darnos un toque de distinción y elegancia con el que poder lucirnos en verano. Gorros, gorras y sombreros de otro estilo con los que podemos revolucionar nuestro particular agosto.