Sex and Life

¿Somos culpables de la menopausia?

mujer-dolorida

Una nueva teoría científica sugiere que una de las razones que provoca la menopausia somos nosotros… y nuestro gusto por las mujeres jóvenes.

Según sugiere un nuevo estudio científico, entre las causas que provocan que las mujeres dejen de ovular (perdiendo con ello la posibilidad de ser madres biológicas) no sólo ocurre cada vez a edades más tempranas… También sería en, buena parte responsabilidad, nuestra.

Un estudio que se público esta semana en Public Library of Sciences Computational Biology y que fue realizado por una universidad canadienses sostiene que una de las causas probables de la menopausia femenina y de la reducción del periodo de fertilidad femenina es la tendencia de los hombres a buscar mujeres mucho más jóvenes.

Según afirma Rama Singh, de la Universidad McMaster en Canadá, las tendencias de apareamiento son un factor evolutivo determinante, y el hecho de que a lo largo de la historia de la humanidad los hombres se hayan visto más atraídos por  mujeres más jóvenes en el sexo, ha provocado que las mujeres maduras pierdan la fertilidad.

Hasta ahora la ciencia creía que la menopausia se presentaba como una limitación natural para evitar reproducirse a edades en que el parto es riesgoso. Según este nuevo punto de vista, las mujeres presentan la menopausia como consecuencia de no reproducirse. No se trataría, pues, de un estado natural debido a la edad, sino de una consecuencia de ser excluidas de las preferencias amatorias de los hombres.

Este hecho también explicaría la tendencia que se observa de una menopausia que se presenta a edades más tempranas. El biólogo canadiense cree en el futuro las mujeres serán fértiles en un periodo cada vez más reducido de sus vidas, mientras que más y más hombres van a disputarse a las chicas más jóvenes.

Algo que va en contra de las ideas de la selección natural: una especie que, generación tras generación, evoluciona hacia la infertilidad.

  • Dario M. Ventura

    Pues ellas también tienen algo de culpa, porque cuando son jóvenes, algunas prefieren hombres mayores o maduros por aquello de que buscan seriedad y “una relación estable”, es una idea que ellas mismas reafirman y de la que luego se vuelven victimas