Do It Yourself

Trucos para pintar una habitación

Pintar una habitación

Ahora que se acerca el verano y llega el calorcito es el momento de poner a punto nuestra casa. Los días empiezan a alargarse y tenemos más horas de luz natural, así que podemos aprovecharlas para ir haciendo aquellos retoques que toda casa necesita. En este artículo veremos algunos trucos para pintar una habitación como un profesional.

Antes de nada debemos acordar qué habitaciones, y de qué color vamos a pintar. Esto que puede ser fácil si vivimos solos (pintamos de blanco y listo), se puede complicar cunado cada miembro de la familia quiere utilizar un color diferente. Aunque siempre se puede pintar encima se trata de una decisión que nos acompañará durante unos años, así que mejor consensuarlo bien.

Por experiencia debes negarte en redondo a empapelar una pared y utilizar técnicas que posteriormente serán difíciles de eliminar: gotelé y pintura a la arena son las más famosas.

Estas ocasiones son un buen momento para trabajar en equipo e inculcar a los niños el esfuerzo que cuesta mantener la casa limpia. Seguro que durante una temporada no pondrán tanto las manos en la pared ;)

El siguiente procedimiento asegura un acabado perfecto y sin manchas por el suelo o los muebles pero te costará casi todo un día de trabajo por habitación.

  1. Desmonta todos los muebles que puedas y sácalos a otra habitación. Obviamente descuelga los cuadros y desmonta las estanterías. Hay que dejar el cuarto lo más vacío posible.
  2. Si algún mueble no lo puedes sacar, como las camas, ponlas en el centro de la habitación para tener paso libre en todas las paredes.
  3. Con cinta de carrocero protege todos los marcos de puertas, ventanas o armarios. Esta protección evitará que rocemos los marcos y dejemos manchas de pintura. Créeme: cuesta menos poner la cinta que quitar la pintura de la ventana después. En cambio no hace falta proteger los rodapiés cerámicos ya que es más rápido limpiarlos con una balleta justo después de pasar el rodillo.
  4. Para proteger los enchufes y pulsadores puedes utilizar la cinta de carrocero o aprovechar para desmontarlos y limpiarlos con jabón o limpiavajillas.

Llegados a este punto seguramente ya hayas consumido entre dos y tres horas, ¡y aún no has empezado a pintar!

  1. Mezcla bien la pintura, según si es al agua o necesita de disolventes. Sigue las instrucciones de la lata, o los consejos del vendedor.
  2. Antes de empezar a pintar nada friega totalmente el suelo de la habitación, pero no lo seques. Debe quedar una pátina de agua que protegerá las baldosas de la pintura. Como el suelo va a estar mojado deberemos llevar zapatos deportivos o antideslizantes.
  3. Empieza a aplicar la pintura con el rodillo por la pared que menos se vea. Seguramente aún no tengas la mezcla en perfecto estado, así que mejor que no se vea demasiado.
  4. Justo tras pasar el rodillo friega nuevamente el suelo en la zona que acabas de pintar. Da igual si no ves manchas, friégalo bien para asegurarnos. Limpia el rodapié con la balleta antes de que se seque la pintura.

Cuando hayas terminado de pintar todas las paredes, y hayas re-fregado el suelo varias veces, ya sí puedes parar a descansar o comer algo. Nunca te pares con la habitación a medio pintar o se verá una diferencia de color cuando la pintura se seque.

Finalmente seca bien el suelo y vuelve a montar los interruptores eléctricos y enchufes. La cinta de carrocero mejor déjala hasta mañana, para evitar que se salte la pintura fresca.

Ey, sonrie!! Acabas de ahorrarte un dineral en pintores :)