Salud y ejercicio

Tu grasa quiere matarte

Tasty food on a table

La grasa corporal es algo más que un mero exceso de kilitos. Todos sabemos que es la impulsora de la diabetes, padecimientos cardíacos  algunas formas de cáncer y fallos importantes en los sistemas digestivo y nervioso. Sin embargo, la consumimos a niveles alucinantes…

Según un estudio reciente, el órgano más abundante y pesado en el cuerpo de los estadounidenses es… la grasa.  ¿Un órgano? Así es: desde la década de los 90 la grasa se estudia ya no como un exceso de tejido adiposo, sino como un órgano en sí mismo.

Para muchos investigadores, la grasa corporal es una glándula endocrina, cuyo comportamiento influye en el estado del cuerpo… y puede guiar nuestros actos.

Con el paso del tiempo, la grasa que nos sirve como energía de reserva se vuelve “grasa visceral”. Esta grasa ya no se elimina con el ejercicio o la dieta, y produce una serie de de proteínas de señalización celular llamadas citoquinas, como la interleuquina-6 (IL-6), que causa inflamación crónica, y la TNF-alfa, un factor de necrosis tumoral relacionado con el cáncer.

De esta manera, la grasa visceral adelante el proceso de envejecimiento y daña al cuerpo para que más tejido adiposo se convierta en grasa visceral. En algunos estudios de laboratorio se ha extirpado la grasa de ratones, y se ha visto que tienen una mejor sobrevivencia y menos tumores incluso en aquellos roedores predispuestos al cáncer.

El problema para nosotros estriba en que no se nos puede extirpar la grasa de esa manera: sólo la parte más externa. Y hemos de vivir con ese pasajero que quiere matarnos.

Consulta aquí para más información sobre grasa visceral.