Padres

Ventajas de que los hijos hagan deporte en verano

Kids with ball

El verano es una época de mayor relajación respecto al resto del año. Las vacaciones escolares y el cambio de rutinas favorecen una ampliación de los horizontes vitales de nuestros hijos. Pero no por ello, debemos dejar de lado su educación. No se trata de que agobiemos a los pequeños con estudios y tareas en verano ya que existen muchas otras opciones de completar su formación sin necesidad de estudiar.

El deporte es una buena excusa para seguir educando a nuestros hijos desde pequeños. Todo son ventajas en la práctica de los deportes en general, tanto a nivel personal cómo a nivel de salud. La natación, sin ir más lejos, permite ejercitar una gran cantidad de músculos del cuerpo y fortalece nuestro corazón. Pero existen muchas más opciones. Fútbol, baloncesto y tenis son buenos ejemplos para conseguir que los hijos se aficionen a practicar deporte desde pequeños y puedan trasladar sus enseñanzas a la vida en general.

La mejor forma de conseguir que tus hijos hagan deporte es por imitación. Los niños pequeños son esponjas que repiten lo que hacen sus padres. Así, practicando nosotros deporte podemos iniciar a los hijos. Vamos a ver algunas de las ventajas de que los hijos hagan deporte en verano.

-Diversión. Los niños pequeños deben divertirse, sobre todo en época de vacaciones. Muchas veces ocurre que no se tiene la sensación de que jugando se puede aprender. Se ve, principalmente, el juego cómo un simple pasatiempo y divertimento. Y lo es, desde luego. Pero es mucho más. Las cosas y las enseñanzas más útiles son aquellas que se aprenden casi sin querer, cómo el que no quiere la cosa. Además, deportes hay muchos y se pueden explorar varios hasta encontrar el que más nos gusta. Por esta razón, hay que impulsar que nuestros hijos practiquen algún deporte desde pequeños. Además de divertirse, se relacionan con otros niños de su edad.

-Salud. El deporte practicado de forma sencilla, no profesional, tiene una serie de efectos beneficiosos para la salud de todos los deportistas y nos aleja de hábitos poco saludables cómo el alcohol y el tabaco. El deporte cómo hábito saludable de vida permite eliminar grasas de nuestro cuerpo( perfecto si tenemos hijos con sobrepeso), fortalece músculos y huesos y aumenta la resistencia física. Muy importante es que el tiempo dedicado al deporte lo quitamos a otras actividades cómo jugar a la videoconsola con lo que la salud mental a largo plazo se beneficia y permite reducir el estrés de la vida diaria. Tampoco se trata de machacarlos físicamente o inculcarles un esfuerzo máximo. En edades pequeñas el deporte hay que tomarlo como diversión.

-Compromiso y solidaridad. El deporte es una buena opción para incrementar el nivel de sociabilidad de los hijos. Practicar un deporte, sobre todo si es de equipo, permite interactuar con otros niños y compartir juegos y experiencias. Un juego de equipo implica cooperar con tus compañeros para conseguir un objetivo y anima a conseguirlo. Ayudar a tus compañeros es sinónimo de ayudarte a tí mismo y eso, en el futuro, lo podrán trasladar a la vida profesional y sentimental. Además del trabajo en equipo, los deportes tienen reglas. Y si no las cumples, eres sancionado por ello y tu equipo también. Es otro tipo de enseñanza que se adquiere con el deporte: las reglas están para cumplirlas.

Constancia. El deporte, cómo muchas otras facetas de la vida, implica cumplir un horario y una serie de actividades. Durante las vacaciones de verano no es tan importante ya que se dispone de más tiempo libre. A pesar de eso, es bueno adquirir el hábito de hacer ejercicio y lo convertimos en una rutina diaria agradable y beneficiosa.